La patronal modificará sus estatutos para subir su representación

Las rurales intentan firmar la paz con Cajamar para que no deje Unacc

Sede de Cajamar en Madrid
Sede de Cajamar en Madrid

Al final la AEB parece que se quedará sin un nuevo socio, en este caso de una caja rural, la de mayor tamaño. El grupo de 19 cajas rurales encabezado por Cajamar permanecerá en la patronal del sector, la Unacc, pese a que la entidad almeriense había amenazado con irse el 30 de junio. El sector prefiere ahora permanecer unido ante los futuros cambios de ley. Unacc cambiará sus estatutos para dar entrada a Cajamar.

Tras varios años de desencuentros, que se plasmaron en un aviso de Cajamar el pasado año para dejar la patronal bancaria, el ya también pasado 30 de junio, la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc) decidió en su consejo de administración celebrado el lunes aceptar gran parte de las condiciones reclamadas durante bastante tiempo por la entidad almeriense.

La Unacc asegura que ha aceptado las históricas reclamaciones de Cajamar y las 18 cajas rurales agrupadas bajo el paraguas de Banco Cooperativo de Crédito Social con el objetivo de que permanezca en la patronal del sector.

La reclamación de Cajamar pasaba por tener un mayor peso, en concreto, el que le correspondería por activos, explican varias fuentes, que añaden que esté podría así llegar al 40% del conjunto de la Unacc al sumar sus 18 socias y el banco recién creado. La entidad almeriense, de hecho es, con diferencia, la mayor cooperativa española, con un volumen de 43.000 millones de euros en activos.

La siguiente sería Caja Laboral, con un volumen de 24.000 millones de euros, y ya se pasaría a la Rural de Navarra, con 9.500 millones en activos, y que desde hace algo más de un año tiene la presidencia de la Unacc.

Pese a las diferencias de tamaño Cajamar no tiene representación en el consejo de la patronal, algo a lo que se intentará ahora poner remedio si finalmente esta rural acepta también las condiciones de la patronal el lunes próximo, fecha en la que su consejo de administración tiene previsto abordar la solución aportada por Unacc.

De ser así, la patronal debería acometer un cambio de estatutos para mejorar el peso de Cajamar y aceptar como socio al Banco Cooperativo de Crédito Social, del que ahora la entidad almeriense controla el 91% de su capital.

Para ello, las cooperativas de crédito tienen previsto convocar una asamblea general extraordinaria para finales de año.

En la actualidad, Cajamar solo tiene presencia en la asamblea de la Unacc, y representa solo al 10% de los votos. Fuentes de la patronal aseguran que ninguna entidad puede tener más de esta representación.

Pese a los desencuentros del sector y el aviso de la entidad almeriense de dejar la Unacc, en el último mes las intenciones de Cajamar era lograr un acercamiento con sus homólogas.

El Gobierno tiene previsto en los próximos meses realizar un cambio en la regulación de las cooperativas de crédito, que pasa por mejorar su solvencia, gobernanza y transparencia. En algunas negociaciones, representantes de Economía han asegurado al sector que están dispuestos a tener en cuenta las reclamaciones de las cooperativas, de ahí, que ahora sea más importante que en otras ocasiones que el sector esté unido, explican fuentes de una caja rural.

Además, el Gobierno tiene previsto potenciar las fusiones entre las rurales, y que algunas se integren en algún banco del sector.

Caja Labora, aunque es la segunda por tamaño del sector de las cooperativas nunca ha reclamado más peso en la Unacc.

La Asociación de Cajas Rurales: Pese a que Cajamar pueda tener más peso en la patronal de las cooperativas, esta entidad no tiene ninguna presencia en la Asociación de Cajas Rurales. No sería de extrañar que si acepta la oferta de Unacc pueda también sentarse en la asociación.