El Gobierno advierte que investigará una ofensiva vía web y móvil

La banca búlgara, bajo ataque

Grupos de personas hacen cola para sacar dinero en un banco búlgaro, en Sofía.
Grupos de personas hacen cola para sacar dinero en un banco búlgaro, en Sofía. REUTERS

El Banco Central de Bulgaria ha advertido este viernes de un ataque sistémico para desestabilizar el sistema financiero del país y garantizó que hará lo necesario para proteger los ahorros de los ciuidadanos.

Las entidades cotizadas caen a plomo por segundo día en el parqué búlgaro en medio de especulaciones sobre la retirada masiva de depósitos del cuarto banco del país, el Corporate Commercial Bank (Corpbank), rescatado la pasada semana.

Desde entonces, los rumores de internet se han disparado ante el temor a que la debilidad de esta entidad refleje la situación del resto de grandes bancos del país, expandiendo la desconfianza.

“En los últimos días ha habido un atemptado para desestabilizar el Estado a través de ataques organizados”, ha señalado el Banco Central en un comunicado, señalando al First Investment Bank, tercera entidad del país, como la más afectada.

El ministro de interior del país, Tsvetlin Yovchev, ha declarado por su parte que el Gobierno está investigando estos ataques vía móvil e internet mientras que el primer ministro, Plamen Oresharski ha garantizado que no hay nada que temer.

“Me dijeron que viniera aquí y sacara mi dinero”, cuenta una mujer de 32 años a Reuters en una de las colas de decenas de personas que la agencia ha ido encontrado durante la mañana. “Espero que no nos cierren la puerta en las narices”, agrega.

“El sector bancario en pleno está siendo vendido por los problemas alrededor de Corporate Bank. Los inversores están preocupados de que los problemas puedan propagarse”, explica Boyan Gatsev, trader de Varchev Finance.

El pánico bancario desatado estos días en Bulgaria, que entró en la Unión Europea en 2007, recuerda a los lugareños a la bancarrota de 1990, cuando 14 entidades quebraron o a sucesos más recientes de otros países como el corralito desatado en Chipre.