Piden a Fomento el precio de alquiler de los trenes

Los rivales de Renfe negocian alianzas para pujar por el AVE

Tren del AVE en la línea Madrid-Alicante.
Tren del AVE en la línea Madrid-Alicante.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, reconoció la semana pasada en un acto público que el arranque de la liberalización del transporte de pasajeros por ferrocarril podía calificarse de “tímida”. Y así lo piensan las empresas interesadas, pero el número dos de Fomento añade que se trata de dar pasos sin equivocarse en el modelo a la vista de las distintas experiencias en Europa.

Las compañías con licencia ferroviaria, entre ellas Acciona, Comsa, OHL, ACS, Veloi Rail (controlada por la familia Lara), el grupo de transporte Alsa, Ferrovial o Azvi, disponen ya de cierta información sobre el negocio que se les propone: la operación en pugna con Renfe de la línea Madrid-Levante. La han recibido durante una reciente reunión mantenida en el Ministerio, a la que también acudió el operador público, creándose por ello cierto malestar entre los potenciales operadores privados, según citan fuentes cercanas al encuentro.

La conclusión a la que llegan la mayoría de las empresas es que resulta prácticamente imposible rentabilizar el futuro pulso con Renfe. Sin embargo, muchas de las firmas en disposición de licencia ferroviaria están abiertas a entrar en una alianza que les permita compartir inversiones mientras cogen experiencia en esta primera concesión a un operador único. Además, algunas de las empresas consultadas asegura que es posible que la adjudicación del primer título habilitante para operar el tren de pasajeros pueda puntuar a favor en futuros concursos.

Entre las compañías más activas, según conocedores de los contactos, están Veloi Rail y Acciona. El grupo de la familia Entrecanales busca socios incluso fuera de España. Otra que se está mostrando interesada es la alemana Deutsche Bahn.

A la espera de una Orden Ministerial

Las empresas que aspiran a convertirse en operadoras del AVE esperaban para julio la Orden Ministerial que desarrollará las condiciones en que se convivirá con Renfe. Sin embargo, todo parece indicar que el texto no estará publicado hasta septiembre.

Por mandato de Bruselas, España ha de tener abierto el transporte de pasajeros a la competencia privada en 2019.

Desde el sector privado se ha trasladado a Fomento la petición de que junto al AVE a Levante se abran a la competencia lo antes posible ciertas franjas horarias en el AVE Madrid-Sevilla y Madrid-Barcelona. Con ello se buscaría compensar posibles pérdidas del operador elegido por Fomento para disputar a Renfe el negocio del AVE y servicio de larga distancia a Valencia, Castellón, Alicante y Murcia.

Muchas de las firmas privadas que están dispuestas a entrar en el segmento de pasajeros han probado el trago amargo de la liberalización del ferrocarril de mercancías, donde el operador público mantiene una cuota de mercado cercana al 80%. La catalana Comsa analiza ahora sus posibilidades en el transporte de pasajeros, pero reconoce que lo hace con la máxima cautela tras el citado fiasco en la actividad de carga.

La rebaja de precios de Renfe, desde febrero del año pasado, complica la política tarifaria de un posible competidor. “El calado de la marca de Renfe, su parque de trenes y el hecho de que ofrece los billetes más baratos obligará a su primer rival privado a estar entre un 10% y un 20% por debajo en precio, lo que difícilmente será sostenible en un contexto en que Adif está subiendo el canon por utilizar las vías”, augura un alto directivo involucrado en la liberalización.

Pero además hay importantes incógnitas sobre el entorno en que se desenvolverá la competencia, como es el precio del alquiler de los trenes que habrá que pagar a Renfe. Las empresas han pedido información al respecto al Ministerio de Fomento aún sin éxito.

La Sepulvedana, del autobús al servicio Avant

El salto de los grandes operadores de líneas de autobús al tren está siendo generalizado. Avanza, Interbus y Alsa están entre las compañías con licencia para entrar en el transporte de viajeros por ferrocarril, junto a un ramillete de constructoras y a operadores ferroviarios extranjeros como Deutsche Bahn y SNCF.

La última en sumarse al listado de expertas en el transporte de carreteras con intención de expandir el negocio hacía las vías del tren es La Sepulvedana, con una flota de 350 autobuses, unos 600 empleados e implantación en Madrid y Segovia.

La compañía que preside Blanca Martín-Berrocal arranca con interés en las líneas de media distancia o servicios Avant, como el Madrid-Segovia, Madrid-Toledo o el que enlaza la capital con Ciudad Real. Se trataría de buscar la intermodalidad entre los servicios de autobús y los de tren.

Martín-Berrocal se ha referido a la liberalización del ferrocarril como una reclamación de los empresarios del transporte durante años, “necesaria para la integración entre modos y la modernización de los servicios de transporte público, tanto en eficiencia como en sostenibilidad”.

“La competencia va ser dura”, advierte el director general del Grupo Sepulvedana, Rafael Fernández. El ejecutivo asegura haber recibido la llamada de fabricantes de trenes y constructoras, por lo que no descarta acudir a futuras licitaciones con socios.

Hasta ahora, el Ministerio de Fomento ha desvelado la apertura el próximo mes de septiembre de un concurso para la concesión de un título habilitante en la línea Madrid-Levante. El adjudicatario pugnará con Renfe en ese corredor durante siete años sin que se haya aclarado si, entre tanto, se irán licitando otras líneas.