La nueva tributación del ahorro y la inversión

Exención fiscales a los depósitos a 5 años pero no a los dividendos

Exención fiscales a los depósitos a 5 años pero no a los dividendos

Uno de los puntos clave de la reforma fiscal anunciando por el Ejecutivo es el que tiene que ver con la fiscalidad que se va aplicar a los rendimientos de capital, es decir, al ahorro y la inversión. El viernes, y cumpliendo con el guión previsto, el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, anunció lo que todos esperaban. Es decir, que se reducen los gravámenes al ahorro para retornar a niveles de 2011. El tipo máximo pasa del 27% al 23% y el mínimo, del 21% al 19%.

Así, el tipo mínimo, para rentas hasta 6.000 euros, bajará del 21% actual, al 20% en 2015 y al 19% en 2016. Para los rendimientos entre 6.000 y 50.000 euros, el tipo se reducirá del 25% actual al 22% en 2015 y al 21% en 2016. Mientras que las ganancias de más de 50.000 euros, pasarán del 27%, al 24% en 2015 y al 23% en 2016.

Pero estas no son las únicas novedades. Si la semana pasada la atención la acaparó el nuevo instrumento financiero conocido como planes de Ahorro 5 hoy el protagonismo es para los dividendos. De acuerdo a la información conocida hasta el momento, el mapa de los impuestos al ahorro y la inversión queda de la siguiente forma:

Dividendos: el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha señalado que la nueva reforma fiscal pone fin a la exención de la que gozaban los dividendos, siempre y cuando la cantidad se situara por debajo de los 1.500 euros. A partir de ahora el dinero que perciban estos contribuyentes empezará a tributar. Eso sí el impacto se verá reducido con la nueva escala de tipos que se aplicará al ahorro.

Ahorro 5: con el objetivo de fomentar el ahorro a medio y largo plazo, el Gobierno pondrá en marcha un nuevo instrumento que podrá adoptar la forma de cuenta bancaria o seguro, que garantice la retribución de, al menos, el 85% de la inversión. Los rendimientos que generen disfrutarán de la exención fiscal si la inversión se mantiene un mínimo de cinco años. De acuerdo a esto, el contribuyente que opte por este modelo ahorrará la tributación como renta del capital, que ahora va del 21% al 27%.

Planes de pensiones: uno de los flecos que quedó pendiente el pasado viernes era conocer cuál iba a ser el límite a las aportaciones a los planes de pensiones. Hasta el momento estaba fijado en los 10.000 euros y los 12.500 para los mayores de 50 años. Según los cambios que introduce la nueva reforma, a partir de ahora esa cantidad era de 8.000 euros, 3.000 más de lo previsto en un primer momento.