Su entrada mantendrá la independencia energética del país

Hollande condiciona la fusión de GE y Alstom a la participación estatal

El presidente Francois Hollande atiende a los medios tras un encuentro informal con varios líderes europeos en el Hotel de Marigny in París.
El presidente Francois Hollande atiende a los medios tras un encuentro informal con varios líderes europeos en el Hotel de Marigny in París.

El presidente francés, François Hollande, condicionó hoy la fusión de la estadounidense General Electric y la gala Alstom a que Francia pueda hacerse con el 20 % del capital de esta última.

El acuerdo, anunciado ayer por el ministro de Economía, Arnaud Montebourg, está pendiente de las negociaciones entre Francia y el grupo Bouygues, que tiene algo menos del 30 % de las acciones de Alstom.

Según diversos medios, que citan fuentes próximas a la negociación, los contactos para que Bouygues venda el 20 % del capital de Alstom a Francia están bloqueados.

Al parecer, Francia ofrece 28 euros por acción, la cotización de Alstom del pasado viernes, mientras que Bouygues pide 35 euros.

“Hay negociaciones. El Estado quiere entrar en el capital de Alstom y se negocia con Bouygues para comprar la mayor parte de sus acciones. Es una de las condiciones que hemos planteado. El fin de la negociación con Bouygues marcará la posición del Estado en la alianza entre General Electric y Alstom”, dijo Hollande tras reunirse en París con líderes socialdemócratas europeos.

El presidente francés, que aseguró “habrá avances a lo largo del día” en las negociaciones con Bouygues, añadió que en el caso de que esa venta no se produzca “a un precio aceptable para el Gobierno” no se podrá hacer la alianza anunciada ayer.

Hollande consideró el acuerdo “un avance” para Francia y destacó que gracias a este General Electric no adquirirá Alstom, sino que se fusionará con ella.

Además, añadió que la entrada del Estado permitirá mantener la independencia energética del país, garantizar que los centros de decisión se quedarán en Francia y que se incrementará en mil puestos la plantilla.

Además de a la conclusión del acuerdo entre el Estado y Bouygues, la operación está pendiente de la aprobación por parte del Consejo de Administración de Alstom, previsto antes del lunes.