Reforma fiscal

El Ejecutivo hará pública la lista de morosos con Hacienda

El Ejecutivo hará pública la lista de morosos con Hacienda

El Ejecutivo anunció el viernes que aprovechará la aprobación de la reforma fiscal para hacer pública la lista de personas y empresas que tienen deudas con Hacienda. “Pretende ser un elemento adicional a la reforma fiscal, sin menoscabar los derechos de los contribuyentes, ya que se garantiza el secreto fijado por la Ley Tributaria”, subrayó el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Con esta medida, Hacienda recupera un viejo proyecto aparcado a finales de 2012. Fuentes del Ejecutivo consideran que el proyecto pondrá más acento sobre los morosos y no tanto sobre los defraudadores, puesto que la identidad de estos acaba haciéndose pública una vez que se dictan las sentencias judiciales. En el caso de los morosos, su nombre, tal y como establece la Ley General Tributaria, solo se podrá publicar cuando se encuentre en la fase de embargo.

Montoro avanzó que la publicación del listado de morosos no será inmediata, puesto que para ello es preciso modificar la normativa tributaria, ya que actualmente no permite hacerlo público, y que servirá para generar un castigo social. “Se conocería quién está pendiente de pago y se ayudaría a reducir la lista de morosos, que se tendrían que poner al día. Con esta medida se fortalecería la relación con el contribuyente y la financiación de los servicios públicos”, subrayó.

Esta será una de las soluciones de lucha contra el fraude fiscal y la economía sumergida, cuyo detalle se dará a conocer el próximo lunes. Todo apunta a que los planes de actuación servirán para desarrollar las medidas ya anunciadas en el Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de 2014. Entre ellas destaca una selección adecuada de los contribuyentes a los que se va a cometer a un estricto control. En este ejercicio, las autoridades van a hacer hincapié en la investigación sobre los perceptores de subvenciones públicas y sobre aquellos contribuyentes en los que el nivel de renta y patrimonio declarado no coincidan con los signos externos de riqueza.

Otra de las líneas de trabajo prioritarias para Hacienda es la puesta en marcha de una estrategia coordinada de lucha contra la economía sumergida. Con ese objetivo se reforzarán las actuaciones de prevención y control a través de la detección precoz de actividades ocultas. También se potenciarán actuaciones presenciales en aquellos sectores en los que se aprecie una especial percepción social sobre la existencia de elevados niveles de economía sumergida. Así, está previsto que se realicen inspecciones rutinarias con el fin de hacer un estrecho seguimiento a prácticas fraudulentas, como manipulación de los libros de contabilidad o de los libros registro, así como la llevanza de una doble contabilidad o la ocultación parcial de la actividad.

Los inspectores centrarán también su trabajo en el análisis detallado de las facturas y los medios de pago utilizados por particulares y empresas para verificar que se esté cumpliendo la limitación de pagos en efectivo, fijada por ley en 2.500 euros para rebajar la economía sumergida.