Las salidas podrían reducirse si logra ceder algún establecimiento

Husa planea despedir al 90% de la plantilla del Hotel Chamartín en el ERE

Las negociaciones sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) de Hostelería Unida, la principal filial de la cadena hotelera Husa en concurso desde febrero, prosiguen a falta de unos días para que concluya el periodo de consultas el próximo lunes. Sobre la mesa, el administrador concursal ha propuesto 311 salidas, que representan un 68% de la plantilla y que afectan a 18 establecimientos operados por Husa en León, La Coruña, Barcelona, Madrid, Valencia, Murcia, Valencia, Zaragoza y Oviedo, además de otros dos que tiene en Bélgica.

Unas salidas que podrían reducirse en caso de que la empresa logre traspasar a otro gestor alguno de los hoteles que opera, lo que podría reducir el número de despidos en caso de que el nuevo gestor opte por mantener la actual plantilla. Ese podría ser el caso de los trabajadores del hotel Husa Chamartín, propiedad de Adif, que podría encontrarse, según fuentes del mercado, bajo el interés de algún inversor o cadena hotelera. Por el momento, la empresa ha propuesto la salida de 103 empleados del establecimiento madrileño, que suponen el 90% de su plantilla.

En la mesa de negociación, que se reúne hoy, el administrador concursal ha ofrecido una indemnización de 20 días por año con un tope de 12 mensualidades a los representantes de los trabajadores, aunque desde CC OO apuntan que una parte de la misma sería abonada por el Fogasa, dada la delicada situación financiera del grupo, que ha solicitado además el concurso para otras de sus filiales. En caso de indemnización por ERE, el Fogasa abona como máximo “una anualidad, sin que el salario diario , base de calculo, pueda exceder el doble del salario mínimo interprofesional, con prorrateo de pagas extras”.

Hostelería Unida entró en concurso de acreedores en febrero de este año a instancias de uno de sus proveedores al que adeudaba 100.000 euros. En total, la compañía afronta unas deudas superiores a 200 millones de euros a Hacienda, Seguridad Social, entidades financieras y proveedores. A ellos se suman sus trabajadores, a los que según fuentes sindicales se les debe una parte de sus nóminas en una cuantía que varía en función de cada hotel.