Mantiene su previsión de 1,1% para el conjunto del año

BBVA prevé que el PIB crezca entre el 0,5 y el 0,6% hasta junio

BBVA Research considera que la economía española ha afianzado la recuperación iniciada en la segunda mitad de 2013 y calcula que el PIB crecerá entre el 0,5 y el 0,6% en el segundo trimestre de este año, con lo que sería una o dos décimas superior al registrado en el primer trimestre (0,4%).

En su último informe “Situación consumo” publicado hoy, el servicio de estudios de la entidad destaca que la aceleración del crecimiento vendrá dada por el vigor de la demanda privada y las mejores necesidades de hacer ajustes fiscales en 2014.

Por el contrario, se espera que la demanda exterior (exportaciones) contribuya menos al crecimiento por la desaceleración de las economías emergentes y la apreciación del euro.

Con este escenario, BBVA Research mantiene su previsión de que la economía crezca el 1,1% en el conjunto e 2014 y el 1,9% en 2015, “cifras que serán suficientes para crear empleo neto por primera vez desde el inicio de la crisis”.

Según el informe, el aumento de la financiación al consumo ha contribuido al avance del gasto de los hogares, en tanto que el Programa de Incentivo al Vehículo Eficiente (PIVE) ha aportado un notable dinamismo al consumo de bienes duraderos en España.

En opinión de la entidad, la prórroga del PIVE garantiza un ascenso significativo de las ventas de turismos en el conjunto de 2014, que llegarían a las 840.000 unidades.

En este sentido, hace hincapié en que las cifras de 2015 estarán condicionadas por el mantenimiento o desaparición de esta bonificación.

Las perspectivas de crecimiento del consumo de los hogares para el bienio 2014-2015 son positivas, con avances de hasta el 1,4% en 2014 y el 1,3% en 2015, entre otras cosas porque la recuperación del empleo contribuirá al incremento de la renta disponible de los hogares este año y sobre todo el próximo.

Respecto a los hábitos de consumo de los hogares españoles, el servicio de estudios explica que desde comienzos de 2009 ha habido un cambio de preferencias que ha llevado a sustituir productos importados por productos nacionales, lo que explica la caída del 60 % de las importaciones de consumo, un cambio más relevante en el caso de los bienes duraderos.

Por otra parte, ha observado que durante la crisis la dispersión de la inflación entre hogares ha aumentado.

Según sus conclusiones, la inflación del hogar disminuye cuando su renta equivalente crece, puesto que las familias con menos ingresos tienden a concentrar su consumo en productos de primera necesidad y de precio regulado, cuyo precio es más difícil que baje.