Ron augura una fuerte competencia en crédito a pymes

Popular reconoce un interés "muy bajo" por Catalunya Banc

Ángel Ron, presidente de Banco Popular.
Ángel Ron, presidente de Banco Popular.

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, ha reconocido un interés "muy bajo" en adquirir Catalunya Banca, después de que se haya anulado la opción de adquirir la red de fuera de Cataluña y de que el FROB se resista a conceder ayudas públicas. Tampoco ha presentado oferta por el negocio minorista de Barclays.

Popular conoce desde hace tiempo las entrañas de Catalunya Banc, sobre la que ya puso su atención en los anteriores procesos de subastas que se abrieron por la entidad. Pero, pasado el tiempo y a la vista del deterioro que presenta el negocio, Ron ha apuntado que "las cuentas evolucionan" y la situación actual es que el interés del banco por la entidad catalana es "bajo, muy bajo". "Nuestro interés era por las zonas de fuera de Cataluña donde tenemos una cuota baja", ha zanjado Ron.

El banco que preside Ron sí había mostrado interés en adquirir la red de oficinas de la entidad fuera de Cataluña, sin embargo el FROB ha decidido vender la entidad en su conjunto, aunque esta medida vaya a suponer el cierre de un centenar de sucursales de fuera del mercado catalán. Y este nuevo escenario ha rebajado el interés por acudir a la subasta, en la que por otra parte no está previsto otorgar ayudas públicas.

El presidente de Banco Popular, Ángel Ron, ha vaticinado además un entorno de "enorme presión competitiva" en España en la concesión de crédito a pymes y un período de remuneración en mínimos de los de depósitos. En todo caso, la entidad no ha tomado aún una decisión sobre qué uso hará de la megainyección de liquidez que pondrá a disposición de la banca con el objetivo de dar crédito a pymes.

Ron ha reivindicado el modelo de banca de pymes del que hace gala Popular y, en un momento en que el conjunto de las entidades está poniendo el foco en este segmento, reconoce que tendrá que afrontar una enorme competencia en precios en la financiación a pequeñas y medianas empresas.

Ha reclamado también un cambio regulatorio "prudente y gradual" para el sector financiero y ha solicitado que se regule con decisión la denominada banca en la sombra, que considera puede ser una "nueva fuente de riesgo sistémico".