En 2013 la demanda nacional de estos barcos cayó un 17%

Las reservas anticipan un 2014 positivo para el sector del crucero

Massimo Brancaleoni, director general de Costa Cruceros, junto a los directivos de CLIA España, Emiliano González y Alfredo Serrano.
Massimo Brancaleoni, director general de Costa Cruceros, junto a los directivos de CLIA España, Emiliano González y Alfredo Serrano.

El año pasado, 475.000 turistas nacionales optaron por un pasar sus vacaciones en un crucero, un 17,4% menos que un año antes, que se sumó a la reducción de visitantes registrada en 2012. Los récords de visitantes extranjeros a España, con 5,2 millones de cruceristas de fuera recibidos en 2013 (un 1,2% más que un año antes), maquillaron las malas cifras y permitieron consolidar al español como el segundo mercado europeo por pasajeros recibidos, por detrás de Italia.

El vicepresidente de CLIA España y director general de MSC Cruceros en España, Emiliano González, reconoció ayer que las previsiones para este año, tras dos ejercicios de caídas en el número de cruceristas, son “moderadamente positivas” gracias al aumento de las reservas anticipadas. El directivo, no obstante, no se aventuró a dar cifras concretas de previsiones y remitió a las ofrecidas por la patronal de las agencias de viajes, CEAV, que confía en que la demanda de paquetes vacacionales crezca hasta un 30% este año.

El sector, que confía en que este año sea el de su recuperación, reconoce que ha reducido esta temporada las plazas ofertadas en los cruceros para irse ajustando a la demanda de los clientes, y lograr así ir recuperando los precios que tenía antes del accidente del Costa Concordia y del impacto de la crisis económica internacional. El director nacional de CLIA España, Alfredo Serrano, aseguró que España “es un excelente mercado receptivo y que cuenta con cada vez más turismo emisor”.

Entre los principales puertos de España, el de Barcelona fue el que atrajo a un mayor número de cruceristas el año pasado, 2,6 millones en total, un 7,9% más que en 2012. De ellos, 754.000 optaron por embarcarse desde el puerto condal para iniciar su viaje. Le sigue el puerto de Palma de Mallorca, con 1,2 millones de visitantes, y a más distancia, Cádiz, Valencia y Málaga.

La contribución del sector a la economía española fue de 1.226 millones de euros durante 2013, según datos de la patronal. Esta industria generó 25.620 empleos, la mayor parte de ellos indirectos. La patronal española de los cruceros ha calculado que su contribución a la economía nacional desde el inicio de la crisis ha tenido un alza del 13% desde 2008, mientras que el número de cruceristas que han visitado los puertos nacionales en estos cinco años se ha incrementado un 45%.