Crecieron un 1,7% en mayo

Las peticiones de la banca al BCE suben por primera vez desde agosto de 2012

Las peticiones netas de fondos de la banca española al BCE -diferencia entre las solicitudes y lo que se deposita- alcanzaron en mayo 185.514 millones, un 1,72% más que en abril, lo que supone el primer incremento mensual desde agosto de 2012, y antes de que el organismo anunciara que penalizaría los depósitos de los bancos.

Según los datos publicados hoy por el Banco de España, las entidades financieras solicitaron en mayo al Banco Central Europeo (BCE) 3.141 millones de euros más que un mes antes.

No obstante, en tasa interanual las peticiones netas de la banca se redujeron un 27,2% desde el mismo mes de 2013.

Las solicitudes de liquidez de la banca española al BCE alcanzaron un máximo de 388.736 millones de euros precisamente en agosto de 2012, y se han ido reduciendo desde entonces, sobre todo, después de que la Unión Europea pusiera a disposición de la banca española una ayuda de hasta 100.000 millones de euros, de la que solamente se utilizaron unos 40.000.

El pasado 5 de junio el BCE bajó los tipos de interés en la zona del euro al mínimo histórico del 0,15%, pero adoptó además otras medidas de estímulo económico para reactivar la economía entre las que figuraba la penalización a los depósitos que los bancos efectúan en el organismo.

En concreto, redujo en 10 puntos básicos la facilidad de depósito por la que remunera el dinero, hasta el -0,1 %, para animar a los bancos a prestar dinero y reactivar así el crédito, ya que a las entidades financieras ya no les resulta tan rentable depositar fondos en la caja del BCE.

El cambio de tendencia observado en mayo entre las entidades españolas se observa también en el conjunto de los bancos europeos y en mayor medida que en España, ya que en mayo pidieron al BCE 628.409 millones de euros, el 15,6% menos que un año antes, pero un 3,1% más que en abril -19.133 millones de euros.

La apelación de las entidades españoles a los fondos del BCE se mantiene estable en torno al 30 % -un 29,5 % en mayo-, prácticamente lo mismo que un mes antes.

Las peticiones españolas siguen más que triplicando el peso que estas entidades tienen -teniendo en cuenta sus activos y sus pasivos- en el conjunto de la banca europea, que es del 10 %, según las estadísticas del balance agregado de las instituciones financieras monetarias de la zona del euro, excluidos los bancos centrales.