Informe de PwC y Iron Mountain

Las empresas españolas repuntan 2,5 puntos en protección de datos

Las empresas españolas repuntan 2,5 puntos en protección de datos

Las empresas españolas repuntan ligeramente (2,5 puntos) en materia de protección de datos, con respecto al año pasado. Es una de las principales conclusiones del tercer Índice de madurez del riesgo de la información que presentaron ayer la consultora PwC y la compañía de gestión de archivos Iron Mountain.

En concreto, España pasa de una puntuación de 52,2 en 2013 a 54,7 en la actualidad, mientras que el conjunto de empresas europeas baja de 56,8 a 56,1. Ante estas cifras, el director general de Iron Mountain, Ignacio Chico, afirmó que “estamos extremadamente orgullosos”, aunque explicó que, en función del tipo de compañía, los índices pueden fluctuar y que aún queda camino por andar. En este mismo sentido, el socio de riesgos tecnológicos de PwC, Juan José Míguez, subrayó que, pese a que cada vez se implantan más medidas, “falta muchísimo a nivel de concienciación”.
Chico explicó que por “seguridad de la información en la empresa” no solo se hace referencia al ámbito tecnológico –correo electrónico–, sino también a los datos generados por teléfono y en papel escrito.

Otro de los aspectos más notables de este índice es que las empresas son conscientes de que la información tiene un valor intrínseco, pero se preocupan más por defenderla de hipotéticas brechas de datos o acciones legales que por hacer uso de ella con el fin de extraer ventaja competitiva e impulsar su crecimiento. Solo un 35% solicita a analistas de datos que extraigan valor de esta información.

Por su parte, Míguez señaló que este informe propone siete pasos que deben seguir las empresas para alcanzar el éxito que incluyen, entre otros, el compromiso por parte de la alta dirección y de los empleados, así como la toma de medidas para subsanar una posible brecha de datos.
Para la elaboración del estudio, se ha contado por primera vez con grandes compañías. Las corporaciones de más de 2.500 empleados tienen un nivel de concienciación superior al de la mediana empresa porque, según Míguez, “cuentan con más medios para establecer políticas correctas de gestión de la información”, además de ser conscientes con anterioridad de “los riesgos reputacionales y económicos que una brecha puede generar a la empresa”.

Otra novedad en el índice de 2014 es que incluye datos de 600 corporaciones de EE UU y Canadá, además de 600 europeas, aunque los portavoces de PwC y Iron Mountain señalan que no existen grandes diferencias entre ellas. “Existe concienciación, pero desde ahí hasta la acción hay un paso”, afirma Chico.