Editorial

La formación más eficiente

El Gobierno compartirá con las empresas y las comunidades autónomas cerca de 2.800 millones de euros en cursos de formación u ofertas de empleo para los jóvenes menores de 25 años que hayan agotado su formación y no dispongan de una ocupación. El programa, que supone absorber una cuarta parte del plan de relanzamiento de la inversión anunciado por el Ejecutivo la semana pasada, pretende reducir la mayor cantidad posible la tasa de desempleo en la población juvenil, que en España supera el 50%. La financiación es mixta, pero con una participación mayoritaria de fondos de la Unión Europea, tanto del programa reciente de garantía juvenil, como del propio Fondo Social Europeo lo que exige un uso exquisito de los recursos para desterrar las malas prácticas afloradas en los últimos años en las actividades formativas financiadas con dinero público.

Es responsabilidad de Empleo y de las comunidades autónomas hacer un uso eficiente del dinero, y no conceder ni un curso ni un empleo financado sin asegurarse plenamente de las condiciones de idoneidad y de necesidad del mismo. Y debe conducir los programas a actividades con recorrido estructural, para comnsolidar la mayor parte del empleo, y evitar aquellas que acaban cuando lo hace el curso o cuando termina el contrato.