La junta de Zinkia, el día 26

Pocoyo, en concurso de acreedores, pagará 400.000 euros a su consejo

José María Castillejo, presidente y primer accionista de Zinkia.
José María Castillejo, presidente y primer accionista de Zinkia.

Zinkia Entertainment, la productora de Pocoyó, propondrá a la junta general de accionistas una retribución de 400.000 euros para el consejo de administración, cuyo reparto puede ser “desigual” para sus miembros, entre ellos el presidente y creador del personaje, José María Castillejo, según información de la empresa a la que tuvo acceso Europa Press.

 La junta de accionistas se celebrará el próximo 26 de junio, después de que el propio Castillejo haya solicitado su propio concurso de acreedores y seis meses después de que la sociedad a través de la cual controla Zinkia, Jomaca 98, con un 64,7% fuera declarada en concurso.

En concreto, el consejo de administración determinará el reparto de dicha remuneración entre sus miembros, un total de cuatro tras el nombramiento en junta de José Carlos Solá Ballester, pudiendo ser el reparto “desigual” para cada uno de los consejeros.

Durante el pasado año, los miembros del consejo de administración no han percibido remuneración alguna por el ejercicio de su cargo, ni se ha realizado ninguna aportación en concepto de fondos o planes de pensiones a favor de antiguos o actuales miembros del máximo organo de gobierno de la firma.

No obstante, en cuanto a la retribución de la alta dirección, la compañía fija unas cláusulas de salida especiales que figuran recogidas mediante contrato privado complementario al contrato laboral.

En este sentido, las indemnizaciones de dichos empleados podrían ascender a 24 mensualidades de salario, adicionales y con independencia de la indemnización legal que corresponda por año trabajado, si se diese alguno de los supuestos contemplados.

En declaraciones a Europa Press fuentes conocedoras de la situación de la compañía han acusado a Castillejo de proponer en junta puntos que no tendrán ningún problema en salir adelante, teniendo en cuenta que tiene en sus manos el control de la compañía, pese a los concursos de su sociedad y el suyo personal, al tiempo que han denunciado la existencia de una factura con una sociedad de Castillejo “sin pasar por el consejo de administración”.

En concreto, según consta en la información de la empresa, Zinkia facturó 312.500 euros por servicios de consultoría a la sociedad Armialda, perteneciente a Jomaca 98, en 2013, que se cerró con unos 'números rojos' como sociedad individual de 1,02 millones de euros, frente a beneficios de 932.000 euros de un año antes. APLAZAMIENTO DEL PAGO INTEGRO DE SU DEUDA.

Para hacer frente a la situación, la productora de Pocoyó ha planteado un aplazamiento del pago íntegro de su deuda, cercana a 11 millones de euros, aunque no ha fijado un calendario concreto en su propuesta anticipada de convenio, cuyo objetivo es relanzar el negocio, tras su aprobación también en junta.

La firma, que solicitó el concurso de acreedores a finales del pasado mes de febrero, ha confiado en una positiva solución de la propuesta, lo que implicaría la salida de la situación concursal actual y, previos los trámites, gestiones y aprobaciones oportunas, la vuelta a la cotización en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Desde esa fecha las acciones están suspendidas pendientes de la situación de la compañía, inmersa en la 'guerra' entre sus dos máximos accionistas, su presidente, José María Castillejo, y el empresario mexicano Miguel Valladares.

Castillejo, socio fundador de la productora de Pocoyó, controla a través de la sociedad Jomaca 98 el 64,7% del capital social de la compañía.

Por su parte, Valladares, con una participación del 11,2%, es también titular de un crédito que adquirió a Bankia que tenía, entre otras garantías, el 33% de la participación de Castillejo en Zinkia, con lo que podría alcanzar más del 40% de la compañía.

El resto de las acciones de Castillejo, otro 33%, están pignoradas por la Fundación Santa María de los peñotes y por parte también de Valladares, con vencimiento en el mes de marzo de 2015.