Tensión en la federación nacionalista

PP y PSOE lamentan la posible renuncia de Duran al frente de CiU

El presidente del Congreso califica de "golpe fatal" la hipotética salida de Duran i Lleida

El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida.
El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida. EFE

La posible renuncia de Antoni Duran i Lleida a la secretaria general de Convergència i Unió (CiU) ha generado recelo en el Gobierno de Mariano Rajoy, el Partido Popular y el PSOE, que tenían en el político catalán un interlocutor alejado del frente soberanista defendido por la Generalitat de Cataluña de Artur Mas.

Duran i Lleida, que ejerce de portavoz de CiU en el Congreso defiende la consulta, pero no se encuentra cómodo con el discurso independentista. Ello ha derivado en un deterioro de las relaciones con Mas. El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha calificado de “golpe fatal” y “tema grave” la posible marcha del secretario general de CiU, y por ello pidió al presidente de la Generalitat que reflexione “seriamente” sobre el “mal camino” de su apuesta independentista.

En un tono similar se expresó el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, quien destacó que el portavoz parlamentario de CiU es un interlocutor que fomenta el diálogo para solucionar el problema soberanista en Cataluña. “El PSOE tiene una posición y esa posición pasa por el diálogo, y hay personas que han fomentado ese diálogo y que lo fomentan” y Duran i Lleida “es una de ellas”, señaló en una entrevista a TVE.

En cualquier caso, Duran i Lleida todavía no se ha hablado públicamente de su posible marcha de la secretaría general. En cualquier caso, el clima en la federación de CiU, formada por Convergència Democrática de Cataluña –el partido de Artur Mas– y Unió Democràtica de Catalunya –la formación de Duran– es tensa en el marco del debate soberanista abierto en Cataluña.

Si bien no es descartable una ruptura de la coalición, miembros de ambos partidos rechazan este escenario y remarcan que la salida de Duran i Lleida supondría simplemente un cambio de liderazgo en la federación. El político catalán, por otra parte, tampoco se siente cómodo con la abstención de CiU a la ley de abdicación del Rey Juan Carlos que se votará mañana en el Congreso de los Diputados.

"Incluso el Santo Padre cambia"

“Incluso el Santo Padre cambia, cambian los reyes, y cambian también los liderazgos en los grandes partidos; por lo tanto, en algún momento dado también es lógico que haya liderazgos que cesen en su actividad y aspiren a tener otras funciones”. Así se pronunció el consejero de la Generalitat de Cataluña de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, sobre la posible marcha de Duran i Lleida. Vila, de Convergència Democrática de Catalunya (CDC) restó importancia a la decisión que medita adoptar el líder de Unió Democrática de Cataluña (UCD). La consejera de Enseñanza y dirigente de CDC, Irene Rigau, aseguró que la federación nacionalista tiene “fortaleza para adaptarse a los nuevos tiempos” y rechazó que la posible salida de Duran de la primera línea política pueda romper la federación.