Cumbre internacional

El G-7 impulsa los acuerdos comerciales como vía para el crecimiento

El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente de EE UU, Barack Obama, atienden a la prensa.
El primer ministro británico, David Cameron, y el presidente de EE UU, Barack Obama, atienden a la prensa.

Los líderes de los países más poderosos del mundo señalaron la liberalización comercial y la lucha contra el proteccionismo como los principales motores para lograr ese objetivo. “Apoyar el crecimiento y el empleo continúa siendo nuestra prioridad”, señala la declaración final firmada por EE UU, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y Canadá. Las principales potencias se comprometen a concluir cuanto antes varios acuerdos de liberalización comercial entre sí, y el más ambicioso de todos, un espacio comercial transatlántico entre la UE y EE UU.

A pesar de esa intención, la reunión se vio agriada por conflictos concretos, como el expediente abierto en EE UU contra el banco francés BNP Paribas, que podría conllevar una sanción de 10.000 millones de euros. La propia cita de esta semana es fruto de un conflicto. Por primera vez en los cuarenta años de historia de este tipo de reuniones, se ha celebrado en la capital europea y con la UE como anfitriona. La novedad del formato responde a la expulsión de Rusia de un club al que se sumó en 1998.

El castigo se debe a las hostilidades de Moscú contra Ucrania, un conflicto que Europa intentará calmar hoy en los actos del 70 aniversario del desembarco de Normandía, a los que sí que ha sido invitado el presidente ruso Vladimir Putin.