La 'teleco' defiende la estabilización de la rentabilidad en 2013

Alierta: el paro en España bajará al 14% en cuatro años si se hacen las reformas

El presidente de la operadora indica que el grupo paga en impuestos 26 de cada 100 euros que ingresa

La 'teleco' seguirá reduciendo deuda en 2014

Junta de Accionistas de Telefónica Ampliar foto
Junta de Accionistas de Telefónica

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha asegurado que la tasa de paro en España bajará del 26% al 14% en cuatro años si se cumplen todas las reformas y se hacen todas las cosas que tienen que hacerse.

El directivo, que también preside el Consejo Empresarial para la Competitividad, recordó que el paro juvenil es uno de problemas más preocupantes, si bien recordó que 560.000 de los 800.000 parados jóvenes apenas tienen la educación primaria. “España necesita impulsar la formación profesional”, dijo Alierta en el turno de respuestas de la junta de accionistas de la operadora, celebrada hoy.

Alierta destacó que el PIB español va a crecer un 1,3% en 2014 y un 2% en 2015, e indicó que el consumo está avanzando al igual que las exportaciones, que han crecido a un ritmo del 60% desde el comienzo de la crisis. “Eso significa que la economía española es muy competitiva”, dijo el ejecutivo, quien añadió que el segundo trimestre será mejor que el primero.

Además, defendió el papel de las operadoras europeas en el conjunto de la economía de la Unión Europea. De hecho, recordó que las telecos invirtieron en 2013 un total de 60.000 millones de euros además de mantener unas plantillas superiores a 1,5 millones de empleados y de pagar muchos impuestos. En este caso, Alierta destacó que Telefónica paga en impuestos 26 euros por cada 100 euros que ingresa.

Con respecto a la propia Telefónica, Alierta destacó la reducción de deuda neta de 5.878 millones de euros registrada en 2013, para alcanzar el objetivo de situar el endeudamiento por debajo de 47.000 millones. El directivo señaló que, de contabilizarse las operaciones de venta de activos no incluidas al cierre del pasado ejercicio, la compañía habría registrado una reducción de deuda de casi 16.000 millones desde junio de 2012.

El presidente de Telefónica señaló que durante 2014 se va a mantener la tendencia de recorte del endeudamiento. De hecho, recordó que durante el primer trimestre la deuda se redujo en 2.657 millones de euros.

El objetivo de la compañía es situar la deuda a la conclusión del ejercicio por debajo de 43.000 millones. Telefónica, que esta semana obtuvo el visto bueno para vender su filial O2 Ireland a Hutchison, está pendiente del cierre de la compra de E-Plus, filial germana de KPN, una operación valorada en cerca de 8.500 millones. La operación está pendiente de la aprobación por parte de la Comisión Europea, que ha fijado el próximo 10 de julio como fecha tope para pronunciarse.

El directivo defendió también la estabilización de los márgenes lograda durante el último año. Así, Alierta recordó que Telefónica registró en 2013 un beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (Oibda) de 19.077 millones de euros, estable en términos orgánicos en relación al ejercicio anterior así como la mejora secuencial en su evolución en los últimos meses del ejercicio. En este sentido, recordó que en el cuarto trimestre del pasado año aumentó un 1%. De igual forma, indicó que el margen de Oibda se situó en el 33,4%, “prácticamente estable en relación a 2012, en términos orgánicos”.

La junta de Telefónica ha aprobado un dividendo de 0,75 euros por acción, de los cuales 0,35 euros se abonarán en el cuarto trimestre de este año bajo la modalidad de scrip dividend. Otros 0,40 euros por título se abonarán durante el segundo trimestre de 2015, en este caso en efectivo.

Los accionistas también aprobaron un plan de incentivos a largo plazo para directivos del grupo, consistente en la entrega de acciones de la propia operadora. Así, César Alierta percibirá hasta un máximo de 506.250 acciones, por 300.000 títulos para el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, y 162.500 acciones para Santiago Fernández Valbuena, actual director general de Estrategia.