Los analistas creen que los beneficios empresariales deben apoyar la subida

El Ibex espera la artillería del BCE para conquistar el 11.000

Vista del panel de la Bolsa de Madrid.
Vista del panel de la Bolsa de Madrid. EFE

El Ibex 35 y el resto de los principales índices del Viejo Continente han tomado impulso tras las elecciones al Parlamento Europeo y con la mirada clavada en la reunión del Banco Central Europeo (BCE) de la semana próxima. La expectativa de nuevos estímulos monetarios está siendo uno de los principales catalizadores de las Bolsas, que se mueven en zona de máximos, incluso históricos como en el caso del Dax de Fráncfort. Los expertos coinciden en que el mercado estaría descontando ya una batería de medidas por parte del BCE. Es por eso que si finalmente la institución presidida por Mario Draghi se queda corta y únicamente recorta los tipos de interés o pone en negativo la facilidad de depósito, “la renta variable corregiría considerablemente”, dice Miguel Pareja, analista de Bolsa 3. “No habría una reacción muy positiva”, apunta Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio.

Pero si el BCE lanza por fin la artillería pesada y pone en marcha instrumentos no convencionales, como otra subasta de liquidez a largo plazo (LTRO) condicionada a la concesión de crédito o la compra de activos, el Ibex escalaría posiciones hasta superar incluso los 11.000 puntos no vistos desde febrero de 2011, aseguran los analistas más optimistas.

"Técnicamente, a corto plazo el Ibex podría irse a la zona de los 10.900-11.100 puntos”, estima Paz. Por su parte, Pareja cree que “como mínimo consolidaría niveles entre los 10.700 y los 11.000”, al tiempo que otros índices bursátiles como el Dax se estabilizarían entorno a las cotas récord alcanzadas esta semana.

Eso sí, aunque la idea de que el Ibex 35 sigue teniendo potencial alcista a corto plazo y de que la tendencia de fondo del mercado sigue siendo positiva es unánime, algunos expertos se muestran cautelosos y destacan que el selectivo madrileño empezaría a estar sobrevalorado y harían falta otros soportes al margen de los bancos centrales, como la mejora de los beneficios empresariales, para sostener las cotizaciones actuales.

“Creemos que el QE europeo está mucho más lejos de lo que una parte del mercado espera y que el tirón alcista derivado del BCE perderá fuelle en los próximos meses”, sostiene Patricia García, analista de estrategia de renta variable de Interdin.

En esta línea, Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank en España, declara que “pese a que el BCE le otorga un potencial importante al Ibex, para poder conservar los 11.000 puntos hacen falta unos buenos datos macroeconómicos y que repunte la actividad corporativa”, algo que espera que se produzca en el segundo semestre del año.

Por lo pronto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señala en su informe sobre España publicado el miércoles que la economía va a continuar recuperándose a medio plazo. Asimismo, gran parte de las firmas de análisis estiman una mejora de los fundamentales de las empresas en los próximos meses.

“No se descarta ver al Ibex por encima del 11.000 apoyado entre otras cosas en la temporada de resultados del primer trimestre que acabó con un sesgo positivo y con un segundo trimestre que podría ser bastante bueno”, comenta Gemma Hurtado, gestora de fondos de renta variable de Mirabaud.

Para David Cano, director general de AFI, "la renta variable en general, la europea en particular, y más concretamente la española, tiene potencial de recuperación porque los tipos de interés están en zona de mínimos". Añade además que "los gestores internacionales están normalizando su posición en la Bolsa española".

Con todo, en SelfBank señalan que el Ibex cotiza por encima de su precio objetivo de 10.432 puntos y “es un índice cada vez más caro”, comenta la responsable de análisis Victoria Torre. Desde Cortal Consors, Tomás García Purriñas estima que “a día de hoy el potencial máximo del Ibex para todo el año son los 10.700 puntos y podría llegar al 11.000, pero las valoraciones serían muy exigentes y le quitarían atractivo al índice”.

Claves del buen momento que viven las Bolsas

Apetito por el riesgo

Los inversores vuelven a apostar por los activos de riesgo. “Lo que ha demostrado el movimiento de los mercados en lo que llevamos de año es que los inversores tienen apetito por el riesgo y el dinero se va trasladando muy rápidamente buscando aquellos activos con mayor potencial ajustado al riesgo, sea renta fija o renta variable”, afirma Miguel Paz, de Unicorp Patrimonio. Y añade que “a corto plazo, si hay recortes, deben verse como oportunidad más que como amenaza”.

Políticas del BCE

Desde Bankinter aseguran que el “BCE debería cumplir el jueves de la semana próxima supromesa no escrita de adoptar alguna medida tangible adicional, pero en absoluto es

descartable que decepcione”. De momento, el mercado da por hecho que tome medidas expansivas, tras los comentarios de Draghi y las continuas referencias a las mismas por parte de varios consejeros de la autoridad monetaria.

Indicadores económicos

Aunque los datos macroeconómicos no terminan de despegar, la constatación de que la economía de EE UU sigue recuperando el ritmo de crecimiento que mostraba antes del duro invierno que ha soportado el país está dando alas a Wall Street. En los últimos días, el Dow Jones se ha situado cerca de sus máximos históricos y el S&P 500 ha batido nuevos récords. En Europa, las perspectivas macro son alentadoras.

Menor tensión en Ucrania

“En el corto plazo, no vemos ninguna amenaza, salvo el posible recrudecimiento de la crisis ucraniana, que pueda evitar que las Bolsas sigan poco a poco escalando posiciones, al menos hasta que se pronuncie el BCE”, destacan en Link Securities.