Pequeños despachos

Valores para reflotar vidas y empresas

Fernando González dirige con esta filosofía Iure Abogados

Valores para reflotar vidas y empresas

Conocer a Fernando González, fundador y presidente de Iure Abogados, tiene la recompensa de recordarle a uno que el apriorismo no es buen compañero de oficio. Buscando la experiencia de un despacho especializado en concursos e insolvencias, que lo es, te encuentras con una escuela de ética y valores, que también lo es. En el frontispicio de su página web, una declaración de principios, “la verdadera crisis no es la falta de abundancia, es la ausencia de valores”. Con esta luminaria fundó originariamente Fernando González, primero economista y luego abogado, su primigenio despacho en Alcalá de Henares en 1987 (Madrid), con el éxito que un notable sentido de la oportunidad le dio al orientarse a la asesoría fiscal al tiempo que el IVA aparecía en la vida de empresas y particulares. “En esos primeros años todo el mundo buscaba un asesor fiscal fiable porque nadie estaba preparado para el nuevo escenario tributario”, dice el letrado y economista recordando sus primeros pasos, lamentando que “se regulan tantas cosas, y una actividad tan importante como esta para la seguridad de una empresa no lo está. Hoy cualquiera puede poner una placa en su puerta y esto es muy peligroso”.

Sin perder el olfato de anticipación, Fernando González, también fundador de la Asociación por un Derecho Concursal Ético (Acorde), empezó a especializarse en insolvencias antes de que la explosión de la famosa burbuja diseminara concursos por todos los rincones del tejido empresarial y, ya instalados en el madrileño barrio de Chamberí, aquí también González ha puesto marca propia a la gestión concursal.

“La filosofía de este despacho es mi tranquilidad, es decir, ponernos en la piel del cliente comprendiendo su situación y buscando minuciosamente todas las soluciones posibles a su problema, que las hay en muchos casos, sin pasar por la liquidación o la extinción del empleo”, aunque para ello, reconoce el concienciado abogado, “es fundamental la política preventiva, no esperar al último momento. Hay que saludar la reforma de la Ley Concursal, que permite fórmulas para dar continuidad a empresas viables lastradas por cargas financieras”. Más escéptico se muestra con la figura de la nueva mediación concursal, “que tal como está formulada no creo que lleve a soluciones. La figura del mediador no está bien definida”.

Los ‘condenados’

Y nuevamente bien llevado por la intuición, pone ahora el dedo en la llaga de un problema del que sorprende, dada su magnitud, que se mantenga silencioso incluso en la oferta de servicios legales: la insolvencia personal y la expulsión del tráfico jurídico de “millones de personas” a las que los daños colaterales de la crisis ha hecho prisioneros de registros de morosos y reclamaciones infinitas por deudas, muchas veces ni siquiera hipotecarias, a las que se vieron arrastradas por el aluvión de la crisis.

“No se puede condenar de por vida a no poder recuperarse, volver a empezar a quien prestó un aval a un familiar o no pudo afrontar un pago por una situación temporal de desempleo o de crisis de su negocio. No es justo socialmente y es económicamente y fiscalmente un despropósito”, dice González, señalando nuevos espacios para su despacho, sin olvidar su más reciente proyecto, Iure Emprendedores & Business, formato dirigido a servir de apoyo en los primeros pasos de la empresa.

Y decimos su despacho porque él es su alma, aunque el titular de la sociedad y único beneficiario de su beneficio económico es la Fundación Dale Alas para la escolarización de la infancia y la juventud sin recursos, y es que, como dice convencido, “si se pone todo el foco en el dinero, los valores acaban en la alcantarilla”.

IURE ABOGADOS

Estructura: 12 abogados.

Año de fundación: 1987.

Especialidades: Derecho de la insolvencia, emprendedores, Derecho de la empresa.

Dirección: Almagro 31, 4º. 28031 Madrid.

Teléfono: 914 445 680. Fax: 914 457 207.

http://www.iureabogados.com.