Se declara ganador de las elecciones

El populista UKIP tambalea el mapa político británico

Nigel Farage, líder del UKIP.
Nigel Farage, líder del UKIP. REUTERS

El líder del antieuropeo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, se declaró esta noche ganador de las elecciones europeas en el Reino Unido, aunque los resultados definitivos aún no se conocen.

 Los principales partidos del Reino Unido dan por hecho, no obstante, la victoria de UKIP, de acuerdo con la agencia local Press Association. Según el lento recuento de las elecciones celebradas el jueves para elegir a 73 eurodiputados en el Reino Unido, sólo diez escaños han sido atribuidos de momento.

UKIP ha tomado ventaja con cerca del 30 por ciento de los votos al lograr cuatro eurodiputados, frente a tres laboristas y tres conservadores. El partido euroescéptico y populista de Nigel Farage gana dos eurodiputados frente a los que tenía en 2009, mientras los laboristas logran uno más y los conservadores pierden uno.

De acuerdo con estos resultados todavía muy provisionales, el respaldo para UKIP sería del 30 por ciento, frente al 24 por ciento de los laboristas y un 23,2 por ciento de los conservadores.

Los liberaldemócratas, que gobiernan en coalición con los conservadores de David Cameron, no han obtenido de momento ningún eurodiputado y han perdido dos con respecto a 2009.

UKIP, que reclama que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE), fue en 2009 la segunda fuerza más votada en este país con 13 escaños, detrás de 25 eurodiputados conservadores.

Al conocer los primeros resultados, Farage aseguró esta noche que va a ganar los comicios y se declaró convencido de que ha logrado consolidar “el terremoto” del mapa político que prometía para el Reino Unido.

“Nunca antes en el Reino Unido un partido considerado insurgente ha logrado liderar unas elecciones nacionales”, dijo Farage, eurodiputado desde 1999. Tradicionalmente las elecciones al Parlamento europeo son ganadas por la oposición en el Reino Unido, que en este caso correspondería a los laboristas.

Unos 46 millones de británicos fueron llamados a las urnas el jueves para elegir a sus 73 representantes de la Eurocámara, así como para unos comicios locales parciales en Inglaterra e Irlanda del Norte que dieron como ganador al Partido Laborista pero ya confirmaron el ascenso de UKIP.

La participación en el Reino Unido fue del 36 por ciento, muy por debajo del 43,11 por ciento de la Unión Europea, si bien por encima del 34,7 por ciento registrada en este país en 2009.