Reducirá costes y bajará la abstención

El futuro de las votaciones es móvil

El futuro de las votaciones es móvil

Las elecciones europeas ya están aquí y, como cada vez que se acerca el momento de ir a votar, surgen debates y cuestiones alrededor de nuestro sistema electoral. Hace ya más de un siglo que adoptamos el método tradicional de la votación en urnas, sin embargo, en un momento en el que la tecnología está a la orden del día, se hace extraño que continuemos usando una fórmula tan tradicional y no aprovechemos otras herramientas que tenemos a nuestro alcance, como por ejemplo el Smartphone.

El sistema de votaciones a través del móvil no queda tan lejos como podemos llegar a pensar, de hecho, ya existe y hay algunos países que lo están empezando a usar. Scytl, una empresa de origen catalán que lleva años trabajando en el desarrollo de soluciones electorales, ya ha puesto en marcha la votación vía dispositivos móviles en algunas comunidades de países como EE.UU, Canadá, India y Australia. Este nuevo proceso no varía demasiado, simplemente debemos identificarnos, escoger una opción, marcarla y verificarla para que sea computada.

Lo que sí que cambia son las ventajas que esta alternativa nos puede aportar. El sistema de votación telefónico está diseñado para ofrecer soluciones a la abstención de voto y mejorar la experiencia de las personas que sufren alguna discapacidad. Los beneficios de la solución de Scytl son muchos: permite un gran ahorro de costos (en la impresión de millones de papeletas), simplifica la logística de votación, nos da la posibilidad de votar en cualquier momento y desde cualquier lugar y, además, el recuento de votos se simplifica pasando a ser inmediato y reduciendo la posibilidad de errores.

Ahora bien, una de las barreras que se encuentra este tipo de sufragio la encontramos en algunos aspectos relacionados con la seguridad. Los sistemas de votación telefónicos, igual que sucede con el voto online, hacen uso de sistemas de encriptación de datos, antes de que éstos sean enviados, para garantizar la privacidad y la integridad de los resultados. Además, ¿qué pasaría si te roban o alguien cercano coge tu móvil y vota por ti? Actualmente, igual que sucede en campos como la medicina, el retail o la banca móvil, ya existen métodos para evitar la suplantación de identidad; la utilización de passwords, el escaneo de DNI (vía foto), el reconocimiento facial mediante la cámara del móvil, o incluso el reconocimiento de la huella dactilar, son algunos de ellos.

Todavía es temprano para asegurar la puesta en marcha y el éxito de este sistema de votación, no obstante, parece que los altos índices de abstención, y la necesidad de actualizar un sistema cada vez más obsoleto, pueden ayudar a establecer un debate alrededor del uso de los Smartphone para este fin. Si hay algo claro es que, dada la cobertura mundial y la aceptación de los dispositivos móviles en los últimos años, una gran parte de la sociedad estaría dispuesta a asumir estos cambios.