Los bajistas tocan los 'dowjones'

Europa falla en la salida de las figuras alcistas.

Las Bolsas periféricas resisten tras los zarpazos.

En Wall Street, asedio bajista al Dow Jones, alcanza soportes.

COMIENZA EL RIESGO EN EL FOOTSIE. El selectivo inglés alcanzó ayer el primer soporte de los 6.800 puntos. Los bajistas lograron detener el giro alcista que sugería un nuevo asalto a los 6.900 puntos. Los dos martillos previos fueron anulados con una extensa y sólida vela negra. El Hombre Colgado trazado en los máximos anuales, cada vez más cerca de confirmarse. Por debajo de soportes, los cuerpos especiales británicos se verán defendiendo los 9.700 puntos. Zona de ruptura del doble suelo iniciado en los 6.500 puntos.
COMIENZA EL RIESGO EN EL FOOTSIE. El selectivo inglés alcanzó ayer el primer soporte de los 6.800 puntos. Los bajistas lograron detener el giro alcista que sugería un nuevo asalto a los 6.900 puntos. Los dos martillos previos fueron anulados con una extensa y sólida vela negra. El Hombre Colgado trazado en los máximos anuales, cada vez más cerca de confirmarse. Por debajo de soportes, los cuerpos especiales británicos se verán defendiendo los 9.700 puntos. Zona de ruptura del doble suelo iniciado en los 6.500 puntos.

Pocos movimientos en la sesión de ayer en la renta variable europea que revela incapacidad en el ejército de los toros. Las potenciales y extensas figuras alcistas trazadas el pasado lunes en forma de martillo, tuvieron serias dificultades para desplegar sólidas velas al alza a continuación. Esto denota debilidad en el intento de girarse para iniciar el contraataque. Una pauta alcista que no logra progresar y se pierde, automáticamente se convierte en bajista. Y viceversa. Con todo, las pequeñas peonzas que se trazaron ayer, quedaron en la parte superior de los mencionados martillos. Mantienen por tanto la incertidumbre y el escenario sin cambios. Si hay que destacar que fueron las Bolsas periféricas las que más ímpetu ejercieron durante todo el día y se mantuvieron en verde durante gran parte de la sesión. El resto de Europa no vio forma de mantener la tonalidad positiva en su cotización. En Wall Street, los osos volvieron a hacer acto de presencia, echando más leña al fuego iniciado en máximos. El Dow Jones alcanza soportes.

 

El Footsie alcanza el primer soporte

La parte más negativa en las escasas refriegas entre alcistas y bajistas la dejó ayer el Gentleman inglés. Terminó cediendo los dos martillos previos y visitando el primer soporte de los 6.800 puntos. Cerró dos puntos más arriba, trazando mínimos de la sesión sobre los 6.592 puntos y tocando la media móvil de las 20 sesiones. Finalmente la pequeña figura de Hombre Colgado exige descanso a los cuerpos especiales británicos. Nada anormal tras escalar 400 puntos de manera ininterrumpida. Dibujó una sólida vela roja que hizo descender al Footsie un -0,62%. En caso de pérdida del primer soporte, Fibonacci marcan los 6.747, 6.701 y los 6.656 puntos como retrocesos del 38,2%, 50% y 61,80% respectivamente de la subida previa. La rotura del doble suelo se sitúa en los 6.700 puntos. Esa es la zona más probable de giro si los bajistas comienzan el movimiento correctivo en el más corto plazo.

El Ibex lejos de los 10.200/50 puntos

El Campeador español mostró ganas durante la tediosa sesión. Llevó el peso alcista en Europa, pero al final no logró tirar del carro en solitario. Le acompañó en los ataques el PSI portugués, pero sin mucha convicción. Tras quedar en manos bajistas y confirmar el HCH, la Bolsa de Lisboa es zona de alto riesgo. En cualquier momento, los bajistas pueden empezar un nuevo y peligroso asedio hacia los 6.500 puntos. Ayer se quedó plano en los 6.896 puntos. Con todo, el Ibex fue incapaz de superar la media móvil de las 20 sesiones y la cabeza del martillo previo. Como sus homólogas, falló en el intento de levantar el giro de la figura. Trazó una pequeña y sólida peonza verde de consolidación. La subida quedó limitada a un +0,27% hasta los 10.453 puntos.

Seguiremos muy pendientes de un probable descenso que lleve al Campeador a los 10.200/50 puntos, antes de un nuevo asalto a máximos. En ese nivel se pueden dilucidar muchas cuestiones para el corto y medio plazo. Es al tiempo soporte horizontal junto a la directriz alcista del posible triángulo ascendente. Por tanto, zona bajo la bajo la cual empieza a confirmar el fracaso en la ruptura de máximos. Abre el riesgo de fuertes descensos. Que se produzcan o no es otra historia. La misión de un trader es prevenir riesgos y preservar el capital si se invierte en tendencia. Se podría parar en el soporte de los 10.000 puntos, o quizás en los 9.700 puntos. ¿Por qué no en los 9.200 puntos? Busque siempre el peor de los escenarios posibles en los gráficos. Sólo así tendrá claros los verdaderos riesgos.

Sigue en manos bajistas

También el César italiano acabó ayer con ligeras subidas del +0,30% hasta los 20.379 puntos. Si bien mantuvo, como el Campeador, la parte alta del martillo previo, fue incapaz de sobrepasarlo para intentar levantar figura al alza y recuperar la directriz acelerada junto a los 20.558 puntos. Es la cota mínima a superar para que se encienda una pequeña luz de esperanza en la fortaleza de las legiones. Mientras no lo hagan, sólo habrá que mirar hacia los 19.439 puntos y a la media móvil de las 200 sesiones. Dibujó una pequeña peonza verde con sombras en ambos extremos.

Las figuras alcistas no funcionaron

Apenas se movieron ayer el resto de selectivos europeos y terminaron la sesión con ligeras pérdidas. El Emperador europeo retrocedió hasta los 3.163 puntos con un descenso del -0,19%. Peonza de pequeño cuerpo real roja y sombras en ambos extremos, tras el extenso doji previo. Falta de resolución en la salida de los toros. Si sus adversarios se aprovechan de la falta de iniciativa, veremos un nuevo ataque al primer soporte de los 3.129 puntos. Por encima de los 3.181 puntos, el Eurostoxx podría iniciar el asalto a máximos.

El descenso en el General De Gaulle francés fue del -0,39% hasta los 4.452 puntos. Se movió entre los extremos de la sólida cabeza del martillo dibujado el día previo. La legión extranjera se vio frenada en la media móvil de las 20 sesiones. Ayer trazó un pequeño martillo, pero invertido. Aparte de no salir adelante la potencial pauta alcista del lunes, la figura de ayer sugiere una nueva intentona de los osos de atacar el soporte de los 4.400/18 puntos. Por debajo de ese nivel se confirma un doble techo cuya proyección mínima le manda a los 4.300 puntos, su siguiente soporte. Más abajo, el corto plazo se empezaría a poner inquietante en el Cac.

El Dax no pierde su buen momento

El Káiser germano sí logró superar en apertura el grueso martillo previo. Pero rápidamente los blindados echaron el freno. Aún así, siguen mostrando solidez y las ideas más claras que el resto de sus homólogas. No caer en el vértigo tras el primer zarpazo dado en los 9.800 puntos. Tras marcar máximos intradía sobre los 9.685 puntos, los bajistas asediaron de nuevo los 9.600 puntos. No se atrevieron a más. El Dax acabó con un ligero descenso del -0,21% hasta los 9.639 puntos. Dibujó un doji que parece dar forma al asa del extenso HCH dentro del lateral, para salir definitivamente al alza. Importante ya no perder el martillo del pasado lunes. Se difuminaría este escenario y se perdería la directriz alcista que se inicia en los 9.166 puntos.

Asedio al Dow Jones

Al otro lado del charco, los bajistas ponen a prueba el primer soporte en el Sargento de Hierro. Solvente zarpazo que lleva al Dow a descender un -0,83% hasta los 16.374 puntos. Se alcanzaron mínimos en la sesión sobre los 10.341 puntos, muy cerca de los 10.312 puntos. Por debajo de este nivel, todo apunta a que veremos de nuevo un ataque de los osos al soporte clave del corto plazo en los 16.000 puntos. El gran selectivo americano empieza a perder momento alcista. Dibujó una sólida vela a la baja con ligera sombra inferior que perdió la media móvil de las 50 sesiones, tras fracasar en la conquista de la de 20 sesiones. Trazó nuevos mínimos decrecientes.

El General Custer sí logró salvar la media móvil de las 50 sesiones en la ofensiva bajista, después volver a recuperar la de 20 sesiones la sesión previa. El descenso fue del -0,65% hasta los 1.872 puntos. En su caso, hay divergencia con su homóloga de parqué. La sólida vela a la baja trazada, no marca nuevos mínimos decrecientes, después de los nuevos máximos históricos alcanzados la pasada semana. Los toros mantienen alejados a sus adversarios de los 1.850 puntos.

Por último, en el Nasdaq Composite los toros se defendieron bien sobre la parte baja del sólido marubozu previo, tras la figura de giro. No se perdieron los 4.070/75 puntos en ningún momento, alcanzado mínimos de la sesión en los 4.080 puntos. A cierre, la tecnología cedió un -0,70% hasta los 4.096 puntos. Vela roja con sombra inferior que permite mantener las esperanzas pero no más fallos. Si los osos logran perforar los citados 4.070/75 puntos, abrirán la puerta para atacar de nuevo el nivel clave de los 4.000 puntos. Se empieza a intuir un triángulo simétrico, cuya ruptura podría indicar el asalto a la clavicular del extenso HCH que todavía no ha sido desactivado. Si esto sucede, un gran techo a la tendencia quedará como peligroso aviso a la renta variable global. Clave superar los 4.200 puntos para evitar la siniestra figura.

Siguen por tanto las dudas y la incertidumbre en zona de máximos en todas las Bolsas. Opciones para ambos bandos. A medida que se vaya acercando el día en el que se conozcan las medias de BCE, los nervios irán subiendo la tensión. No olvide que habrá de llegar un gran movimiento tras la batalla no resuelta de máximos. Si será alza o a la baja, es lo que se está dilucidando ahora.