Cosecha electoral sin precedentes

Cosecha electoral sin precedentes

Por primera vez en la historia de la UE, los aspirantes a presidir la Comisión Europea han hecho campaña electoral. Y tal vez, por primera vez en la historia de la democracia, una campaña electoral se ha llevado a cabo en 28 países distintos. El domingo se verá el resultado. Quizá sea decepcionante. Y tal vez, ninguno de los aspirantes alcance su objetivo. Pero ya puede decirse que se trata de una experiencia sin precedentes que tal vez permita a la Unión Europea echar más raíces democráticas y ciudadanas.

"Quizá dentro de 20 o 30 años, esta campaña se recuerde como la primera de una nueva era", señala un periodista austriaco ante la caravana electoral que recorre Portugal para dar apoyo a la candidatura de un luxemburgués, Jean-Claude Juncker. "Quizá", añade otro periodista, polaco en este caso,"dentro de 20 o 30 años al presidente de la Comisión se le elija por sufragio universal".

La escena hubiera sido imposible hace cinco años, cuando el actual presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, fue nombrado durante una cumbre europea de la que el ciudadano de a pie solo tuvo vagos ecos. Ahora, los aspirantes a suceder a Barroso se han recorrido el continente, por lo que parece indudable que el proceso de selección del próximo presidente hará más ruido que nunca.

Por supuesto, la campaña supranacional ha sido diminuta si se compara con la tromba que suponen unas elecciones nacionales. Pero como tantas veces en Europa, tal vez haya permitido desencadenar una evolución que dentro de unos años podría ser imparable.

La barrera lingüística continúa siendo la principal traba, a pesar de que entre los cinco candidatos (Juncker, el alemán Martin Schulz, el belga Guy Verhofstadt, la alemana Ska Keller y el griego Alexis Tzipras) hablan o se manejan en al menos siete u ocho lenguas (alemán, francés, inglés, español, holandés, griego, luxemburgués...). Pero, al menos, han logrado articular un mensaje que ha conectado con sus respectivos públicos e escala supranacional, aunque sea todavía de manera muy minoritaria.

Además de los debates entre ellos (en Maastricht, en Bruselas, en Berlín...), los candidatos se han prodigado en actos de campaña nacionales, con Schulz, por ejemplo, dirigiéndose en español a los militantes o simpatizantes del PSOE, o Juncker gritando "Por-tu-gal, Por-tu-gal", durante una cena-mitin de los conservadores portugueses en Trofa, a las afueras de Oporto.

Veremos cómo termina el experimento. De momento, ya hay una buena cosecha de imágenes, actos, mítines y entrevistas, como nunca habían dejado los aspirantes a presidir la Comisión Europea.

Foto: la prensa audiovisual sigue la visita de Juncker a la Quinta do Arneiro, una granja biológica en Mafra (Portugal). (B. dM. 18-5-2014).

Comentarios

Por primera vez estoy más o menos siguiendo una campaña europea, la cosa es ¿somos cuatro raros? ¿o realmente empieza a ser algo que interesa de verdad? De momento para el domingo anuncian tiempo más bien malo por el norte de España, quizá eso ayude a que haya más voto.
Normas