Juan Antonio Sánchez Torres, presidente de Ganvam

“Los concesionarios cerrarán el año con beneficios”

“Los concesionarios cerrarán el año con beneficios”

Preside desde 1998 la patronal de vendedores y reparadores de vehículos a motor (Ganvam), aunque ha estado vinculado a la asociación desde 1984. El abogado Juan Antonio Sánchez Torres, que acaba de comenzar su quinto mandato al frente de Ganvam, fue durante más de 32 años consejero delegado de Comercial Mercedes-Benz. Es miembro de la junta directiva de CEOE y de la federación europea Cecra. Se muestra confiado con la evolución del mercado.

Pregunta. ¿Cómo valora el arranque del año?

Respuesta. Verdaderamente ha sido un buen inicio. Coincidimos con otras asociaciones del sector en que este año vamos a terminar en torno a las 850.000 unidades, frente a las 722.000 de 2013. Llevamos ya varios meses con resultados positivos. Incluso los datos que tenemos de mayo, relativos a la primera quincena, arrojan un incremento del 16%. Las ventas a particulares han crecido casi un 30%, y ya suponen cerca de un 50% del total del mercado. Incluso las empresas, que habían contenido el gasto, han avanzado un 21%. Todos los datos que tenemos son positivos, y se respira un clima de optimismo moderado. Parece que las cosas están empezando a cambiar.

P. ¿La venta a alquiladoras también ha subido?

R. Han funcionado bien en general. En abril terminaron con un 13% de incremento, aunque esta primera quincena de mayo han tenido un caída del 0,6%. Hay que tener en cuenta que estas empresas concentran sus compras en ciertos meses, por ejemplo antes del verano.

“El Gobierno debería perseguir a los talleres ilegales”

P. Uno de sus caballos de batalla es la renovación del parque móvil. ¿Se ha avanzado en este sentido?

R. No. Si bien es cierto que los planes PIVE propician el cambio de coche, se está activando el mercado de vehículos usados, de los que cerca del 50% tienen más de diez años. Las asociaciones empresariales y la Dirección General de Tráfico habíamos convenido que para 2016 el 50% del parque español debía tener entre seis y siete años. Ahora se superan los 12.

P. ¿Echan de menos alguna medida por parte del Gobierno en este sentido?

R. Necesitamos una acción mucho más decidida en contra de la venta en la vía pública y de las reparaciones de vehículos en talleres no autorizados. Estas dos prácticas están haciendo mucho daño al sector. Ocupan sitio de aparcamiento en la calle, perjudican a los ayuntamientos, al no pagar impuestos, y hacen competencia desleal a los talleres y concesionarios que pagan tasas y nóminas.

P. ¿Cree que la batalla por reducir el IVA está perdida?

R. Mi opinión personal es que el IVA se va a quedar como está. No va a subir, pero tampoco va a bajar. Ojalá me equivoque.

P. ¿A qué atribuyen esta mejoría?

R. Lo achacamos a dos aspectos fundamentales. Por un lado, a la continuidad de los planes PIVE, que han incentivado las ventas. Por otra parte, para acogerse al plan hay que achatarrar un vehículo de más de diez años, lo cual tiene un efecto muy positivo para la seguridad vial y el medio ambiente. Y, lógicamente, sirve de incentivo para el mercado. Por todo ello han ejercido una influencia decisiva en la mejoría del mercado. Tampoco hay que olvidar que la economía en general está mejorando en España. Los indicadores macroeconómicos son claros, y aunque sus efectos tardan en trasladarse a nivel micro, sus efectos ya se dejan notar.

P. ¿Considera que la rebaja de precios ha logrado animar las ventas?

R. Indudablemente. No hay que olvidar los esfuerzos de vendedores y fabricantes durante los seis años que llevamos de crisis en adecuar los precios al momento tan delicado que vivimos. Empezando desde las fábricas, donde se trabaja para sacar el producto a precios competitivos, y siguiendo por la competencia feroz de los concesionarios, que han tenido durante todo el año pasado un resultado de explotación negativo. Este año parece que podrían terminar con un beneficio medio estimado sobre la facturación del orden del 1%, que para nosotros ya es un gran logro. Le recuerdo que en 2007 vendimos 1,6 millones de unidades, mientras que el año pasado cerró con 722.000. Ese recorrido le ha costado al sector 50.000 puestos de trabajo y 3.500 pymes.

P. A la luz de estas cifras, ¿cabría pensar que el mercado se habrá recuperado para finales de año?

R. Cuando arrancó 2014, las asociaciones empresariales del sector nos pusimos como objetivo vender 800.000 unidades. Ahora pensamos que podemos llegar a las 850.000, por lo que se mejorarán mucho las cifras de 2013. ¿Qué pasará a partir del año que viene? Eso ya dependerá de la evolución de la economía. Todo nos hace pensar que entraremos en un periodo positivo.

P. Ha subrayado el efecto de los planes PIVE. ¿Cree que habrá una sexta edición?

R. Yo soy optimista. Si no hay una razón objetiva que impida que estos planes no se puedan aplicar, ¿por qué retirarlos? Hay que subrayar que no le cuestan dinero al contribuyente: cuando el Estado pone 1.000 euros, recibe en un corto plazo de tiempo 2.000 como mínimo, tal y como han reconocido varios ministerios. Ese retorno procede de los impuestos por matriculación, por IVA, por combustibles, etcétera. Además, el plan contribuye a rejuvenecer el parque móvil español, que es el más envejecido de Europa después del de Grecia. Por último, al activar el sector se contribuye a que haya menos paro, porque esta industria hay que alimentarla con trabajadores.

Todo esto me hace dudar de que haya alguna razón para no renovar el plan, que está a punto de terminarse. Seguramente se agotarán los fondos en la primera quincena de junio. Lo lógico sería activar otro que dure hasta finales de año, y luego ya veríamos qué pasa. Este sector no vive de las ayudas, pero en una situación extrema como la que estamos pasando sí que nos hace falta un empujón.