La Comisión Europea ya multó a seis bancos en diciembre

Bruselas acusa a Crédit Agricole, HSBC y JPMorgan de manipular el Euribor

Joaquín Almunia, vicepresidente de la CE y comisario europeo de competencia
Joaquín Almunia, vicepresidente de la CE y comisario europeo de competencia

La Comisión Europea (CE) ha acusado hoy formalmente a los bancos Crédit Agricole, HSBC y JPMorgan de haber participado también en un cártel que manipulaba el tipo de interés interbancario Euribor para los productos financieros derivados.

El departamento que dirige el vicepresidente de la CE y titular de Competencia, Joaquín Almunia, ha enviado un pliego de cargos a las tras entidades para informarles de la conclusión preliminar de que podrían haber violado las normas comunitarias que prohíben la formación de cárteles.

os derivados de tipos de interés (por ejemplo, los acuerdos de tipos futuros, los swaps o las opciones) son productos financieros utilizados por bancos y empresas para gestionar los riesgos de las fluctuaciones de los tipos de interés. Su valor deriva de un tipo de interés de referencia como, en lo que se refiere al euro, el Euríbor.

Bruselas sospecha que estos tres bancos han participado en un acuerdo ilegal cuyo objetivo era falsear la evolución normal de los componentes del precio de los derivados de tipos de interés en euros. Si se confirma, este comportamiento supondría una vulneración de los Tratados, que prohíben las prácticas comerciales que restringen la competencia.

La Comisión inició sus pesquisas con una serie de inspecciones por sorpresa en los locales de varios bancos en octubre de 2011. En diciembre de 2013, en el marco de esta investigación, el Ejecutivo comunitario ya impuso una multa acumulada de 1,04 billones de euros a Barclays, Deutsche Bank, Société Générale y RBS por participar en este mismo cártel.

Estos cuatro bancos reconocieron su participación en el acuerdo ilegal y el Ejecutivo comunitario pudo concluir una solución acordada con ellos a cambio de un 10% de reducción en la multa.

Crédit Agricole, HSBC y JPMorgan no aceptaron esta solución acordada y por ello la investigación sobre ellos sigue el cauce normal aplicable en materia de cárteles.

En diciembre del año pasado, la Comisión Europea ya multó con 1.700 millones de euros a seis entidades financieras por manipular el Euribor. Bruselas sancionó entonces por cartel a cinco bancos (Deutsche Bank, Société Générale, Royal Bank of Scotland, JP Morgan y Citigroup) y un bróker (JP Martin). Otras dos entidades, arclays y USB, participaron en la manipulación, pero se libraron de la multa al acogerse al programa de clemencia que la CE ofrece a las compañías que denuncian una práctica anticompetitiva o colaboran en la investigación.

Las pesquisas de la CE concluyeron que el cartel del Euribor actuó entre septiembre de 2005 y mayo de 2008, hasta solo cuatro meses antes de que la caída del banco estadounidense Lehman Brothers desencadenase una crisis financiera mundial de la que la zona euro todavía no se ha recuperado. El cartel Tibor se prolongó desde 2007 a 2010.

En ambos casos, según la Comisión, el objetivo era distorsionar la formación de las referencias utilizadas para la negociación de los derivados financieros, un instrumento esencial en los mercados bancarios. Esas referencias, calculadas sobre estimaciones de los propios bancos, intentan reflejar el coste del crédito interbancario.