Los consejos reguladores impulsan las promociones en el país

Los vinos españoles ponen en marcha ‘el plan USA’

Estados Unidos se ha convertido en el primer importador y consumidor de vino del mundo

España es el sexto suministrador de vino importado en el país

Viñedo en España.
Viñedo en España.

Estados Unidos se ha convertido en el primer importador de vino del mundo y también en el mayor consumidor. Según datos hechos públicos la pasada semana por la Organización Internacional de la Viña y el Vino, en 2013 Estados Unidos consumió 29,1 millones de hectolitros de vino, frente a los 28,1 millones consumidos en Francia; 21,7 millones en Italia y 20,3 millones en Alemania (en España se consumieron 9,1 millones de hectolitros, 9,3 millones en 2012). Estados Unidos importó vinos por valor de 3.946,8 millones de euros el pasado año; el segundo país importador de vino, Reino Unido, redujo en 2013 la cifra de inversión hasta los 3.731,9 millones de euros, un 5,2% menos que en 2012.

Ante el posicionamiento de Estados Unidos en el mercado del vino, los productores de vino español intensifican sus esfuerzos por abrirse camino en el país. España, según datos del Icex, es el sexto suministrador de vino importado en Estados Unidos tanto en valor (representa el 6,3%), como en volumen (el 7,5%). Por delante de España importan más vino a Estados Unidos, por este orden, las bodegas de Italia, Australia, Chile, Francia y Argentina.

Los Consejos Reguladores de las Denominaciones de Origen de Ribera y Duero acaban de poner en marcha el conocido como Plan USA. En una acción inédita en el mundo de los consejos reguladores, explica Pablo del Villar, presidente de la Denominación de Origen de Rueda, ambos consejos han sumado esfuerzos de inversión para promocionar conjuntamente sus vinos en Estados Unidos.

Entre 2014 y 2018 ambos consejos tienen previsto invertir 18 millones de euros en dicho plan. La mayor parte del dinero irá destinado a promocionar los vinos de Rueda y Duero en patrocinios, presencia en publicaciones especializadas del país, contacto con blogueros, organización de catas... De momento los consejos cuentan ya con el presupuesto cerrado para las campañas junio 2013-junio 2014 y junio 2014-junio 2015. Cada consejo destinará estos dos primeros años 3,1 millones de euros (6,2 millones en total). “Esperamos que en año y medio, quizá dos años, la Unión Europea aporte la mitad de esa inversión en subvenciones;la solicitud ya está realizada y admitida”, señala el presidente del Consejo Regulador de la DO de Rueda. Los dos consejos reguladores tratarán también de lograr ayudas del Gobierno español y de la Junta de Castilla y León.

De acuerdo al informe El mercado del vino en Estados Unidos, elaborado por Gloria Zapatero para el Icex, bajo la supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Nueva York, publicado en noviembre de 2013, el consumo de vino importado supone el 23,54% del total consumido en Estados Unidos, con especial importancia en Nueva York, donde se acerca al 40%.

El Consejo Regulador de Rioja organizó en Nueva York a finales del mes pasado la Riojaweek, una semana de intensos actos promocionales en la ciudad estadounidense. Hubo un festival de Rioja y Tapas al que asistieron 2.000 personas y un seminario sobre vinos de Rioja de Reserva y Gran Reserva al que acudieron más de 400 profesionales. “Desde el año 2005 hemos intensificado las inversiones en el país, ahora invertimos unos tres millones de euros al año, tenemos mucha confianza en este mercado, es el tercer destino de importación de Rioja, tras Reino Unido y Alemania”, explica José Luis Lapuente, director general del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Rioja.

También los vinos de Castilla La Mancha han saltado el charco para promocionarse. Entre los días 24 y 26 de febrero 25 bodegas y cooperativas de la región española presentaron sus vinos en Chicago, Washington DC y Nueva York, en la gira Wines From Castilla-La Mancha US Tour 2014, organizada por la Fundación Castilla La Mancha, Tierra de Viñedos.

Castilla La Mancha cuenta con más de 300.000 hectáreas dedicadas a la producción de vino, encontrándose en esta Comunidad Autónoma la mitad de la superficie total de tierra dedicada a la producción de vino en España.

En 2012 las exportaciones españolas de vino a EE UU alcanzaron un total de 9,3 millones de cajas, según datos del Icex. La categoría de vino español más exportada al país fue el tinto, con 3,2 millones de cajas. El organismo público español destaca en su informe el aumento del valor de las exportaciones de Jerez.

Vinos de más de siete euros, mejor opción

El informe elaborado por Gloria Zapatero para el Icex, publicado en noviembre de 2013, sobre el mercado del vino en Estados Unidos, advierte de que el precio del vino extranjero en el país se quintuplica cuando llega a los restaurantes.

Los factores de este incremento se deben a los márgenes del importador, el distribuidor, y el minorista, que intervienen en el sistema conocido como sistema de tres escalones. Por esta razón, señala el informe, y la variación del precio euro/dólar, es difícil que el vino español pueda competir por precios en los segmentos más bajos.

El informe elaborado por Gloria Zapatero para el Icex, publicado en noviembre de 2013, sobre el mercado del vino en Estados Unidos, advierte de que el precio del vino extranjero en el país se quintuplica cuando llega a los restaurantes.

Los factores de este incremento se deben a los márgenes del importador, el distribuidor, y el minorista, que intervienen en el sistema conocido como sistema de tres escalones. Por esta razón, señala el informe, y la variación del precio euro/dólar, es difícil que el vino español pueda competir por precios en los segmentos más bajos.

El Icex considera que la opción más recomendable para el exportador español es dirigirse a los segmentos de vino de precio superior a los siete dólares.

El Icex señala en su informe que entre los profesionales del sector en Estados Unidos los vinos españoles son percibidos como vinos de calidad, pero que sin embargo el consumidor medio estadounidense considera que el vino español es de una calidad inferior a la de los vinos franceses, italianos y californianos.