N+1 ha mantenido reuniones con la gran banca esta semana

El FROB iniciará la subasta de Catalunya Banc en los próximos días

Vista de una oficina de Catalunya Banc en Tarragona. EFEArchivo
Vista de una oficina de Catalunya Banc en Tarragona. EFE/Archivo EFE

El FROB ultima en estos días toda la documentación para presentar a los bancos interesados en pujar por Catalunya Banc. N+1, el banco de inversión contratado por el FROB para llevar a cabo la subasta ha comunicado a todos los potenciales interesados que la subasta (tercera) se iniciará de “forma inminente”. BBVA, CaixaBank, Santander, Popular y puede que Kutxabank junto con algún fondo de inversión tienen previsto estudiar esta operación.

Puede que esta vez sí, que a la tercera vaya la vencida. Varias fuentes coinciden ahora en señalar que tras realizar un nuevo y exhaustivo saneamiento de Catalunya Banc (CX, según la marca que figura en los rótulos de su red) parece que su nueva subasta (la tercera, tras dos retrasos) llegará a buen puerto y CX terminará en manos de uno de los principales bancos españoles en las próximas semanas.

N+1, de momento, ya ha mantenido reuniones estos días con la gran banca en la que les ha comunicado la intención del FROB de iniciar la puja de Catalunya Banc de forma “inminente”, reconocen varias fuentes financieras. Y la sitúan unos 10 días. Tras el saneamiento realizado al banco catalán el interés que despierta su subasta ha crecido, pese a que esta venta no esté acompañada de nuevas ayudas públicas en forma de esquemas de protección de activos (EPA), explican las mismas fuentes.

El calendario que maneja el Gobierno es finalizar esta venta antes de verano, o justo en su comienzo. Pese a ello, todo indica que la subasta no será express, como ha solicitado la banca, entre ella, Banco Santander, cuyo consejero delegado, Javier Marín, reclamó públicamente en la última presentación de resultados trimestrales que el proceso fuese rápido.

La venta se realizará, además, casi en paralelo a la subasta de la cartera hipotecaria de CX. El proceso de puja por estos créditos dudosos estaba previsto inicialmente que se realizase antes que la venta del banco, pero parece que ahora se ha tomado la decisión de que ambos procesos confluyan en el tiempo si es necesario. La razón es que los interesados por la firma catalana no coinciden con los de la cartera hipotecaria. Por estos activos dudosos, cuyo volumen no está definido aún, pujarán fondos internacionales, mientras que por Catalunya Banc presentarán oferta Santander, BBVA, Caixabank, Popular y posiblemente Kutxabank de la mano de un fondo de inversión, como ya ha hecho en otras ocasiones.

Banco Sabadell ha decidido quedarse fuera del proceso. Bankinter también estudiará el cuaderno de ventas, pero parece que su interés es casi nulo.

En el caso de Popular también puede que su interés se quede únicamente en una primera revisión del cuaderno de venta, El banco que preside Ángel Ron, de hecho, presentó el pasado viernes una oferta no vinculante por las oficinas fuera de Cataluña de CX. Evo Banco, cuyo dueño es el fondo estadounidense Apollo, también ha ofertado por esta red, lo mismo que otros dos fondos de inversión.

Ron reconoció ayer el interés por estas sucursales, que no sobrepasarán las 90 y cuyo paquete se ha creado a la medida de los dos principales pujantes.

Catalunya Banc cuenta en la actualidad con 196 sucursales fuera de su comunidad autónoma. De ellas, ya ha anunciado a los sindicatos que antes de mediados de junio cerrará 46, pero varias fuentes aseguran que el número de clausuras será mayor, y alcanzará casi el centenar. Popular está interesado en la red de CX de Madrid, País Vasco y Aragón, zonas en las que el banco tiene escasa presencia. Su idea es integrar estas 80 ó 90 oficinas –por las que apenas le supondrá gastos– a las 45 que Citibank tiene en España, y que también espera adquirir en breve la entidad. Su proyecto es ampliar su red en un centenar de agencias, lo que supondría el cierre de alguna. Tampoco espera incorporar toda la actual plantilla de la banca minorista de Citi, que asciende a 900 personas. El número que incorporaría podría llegar a los 550 empleados.

N+1 y el FROB quieren iniciar la subasta de Catalunya Banc antes de que comience a distribuirse el cuaderno de venta de Barclays en España.

La venta de la cartera hipotecaria de CX sí podría contar con ayudas públicas en forma de avales. El volumen de estos activos está entre los 6.000 millones a los 8.000 millones de euros.

Ron considera que es momento de que el Gobierno baje los impuestos

Ángel Ron abogó ayer por bajar los impuestos y fomentar el ahorro de las familias, y pidió al Gobierno ahondar en las reformas, sobre todo en la relativa a las Administraciones Públicas y a la fiscal. Indicó que ahora que comienza la recuperación de la economía española es el momento de bajar los impuestos, pero subrayó que debe ser el Gobierno el que determine cómo y cuándo debe hacerse. Según explicó durante un almuerzo informativo organizado por ABC y Deloitte, cuando el Ejecutivo decidió subir los impuestos “estábamos en una situación de emergencia nacional”, pero considera que “ahora es el momento de revertir esas subidas”.

Tras negar que España estuviera entonces en quiebra, reconoció que sí se vivía una situación de “asfixia”, por lo que hubo que tomar medidas contundentes, entre ellas la reforma financiera. Y no perdió la ocasión para criticar la pasividad del Gobierno de Zapatero. “Nos hubiera gustado que se hubiera hecho en 2008. Probablemente habría costado menos. El Gobierno actual heredó una situación muy delicada en 2011 y tomó medidas con las que seguro no contaba”, declaró. Pese a que ha vuelto la confianza en el país, cree que es importante ahondar en la reforma fiscal, en la de las pensiones y en la de las Administraciones Públicas.

Ron aseguró que en “la medida en que se demande más capital a la banca, el negocio es menos rentable”. El banquero, no obstante, matizó que en España al haber menos entidades financieras, éstas saldrán más reforzadas.