Esta red cuenta con 196 sucursales, pero se cerrarán más de la mitad

Popular y Evo Banco presentan oferta por la red de CX fuera de Cataluña

Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid
Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid

Banco Popular y el fondo estadounidense Apollo, dueño de Evo Banco, presentaron el viernes sendas ofertas no vinculantes por las oficinas de Catalunya Banc (CX) fuera de Cataluña. La firma catalana cuenta en la actualidad con 196 sucursales fuera de su comunidad autónoma, pero se van a cerrar más de la mitad al no ser rentables. La venta de esta red, que puede contar con ayudas, coincide con el cierre del organigrama de Evo, que ha fichado a Jaime Carvajal como presidente.

 Apollo y Banco Popular presentaron el pasado viernes ofertas no vinculantes por la red exterior de CX, que ahora se encuentra nuevamente en proceso de reestructuración, tras el cual podría terminar esta red con unas 80 agencias, frente a las 196 actuales, aunque ya se anunció el cierre de 46 establecimientos en junio.

El FROB tiene previsto finalizar el proceso de venta de estas sucursales antes de 20 días. Popular y Apollo compiten con otros dos fondos que también se han interesado por esta red, a la que se le sacará su cartera de los créditos hipotecarios. Pese a estas dos nuevas ofertas de fondos, el FROB prefiriría venderlo a un banco.

Se da la circunstancia de que Popular también ultima la compra del negocio minorista y red de Citibank en España, compuesto por 45 sucursales y el negocio de tarjetas. Esta operación estaba prevista inicialmente que se cerrara a finales del pasado mes. Pero las negociaciones laborales (Citi cuenta conuna plantilla de 900 personas en España), están retrasando su venta, cuyo proceso, ya de por sí es bastante complejo. Una vez que CX cierre esta operación es posible que se inicie la subasta de Catalunya Banc, banco en el que también está interesado Popular. Esta operación podría incluso cerrarse antes de la venta de la cartera hipotecaria de la firma catalana con un volumen de unos 7.000 millones de euros, y cuya venta llevará consigo ayudas públicas en forma de aval, según varias fuentes.

Apollo, mientras, ha decidido que Evo debe competir en todo el territorio español, aunque sea con una estructura pequeña. Ahora cuenta con 80 sucursales, número que aumentará ligeramente, pero con una nueva distribución. Su base de negocio, de hecho, se fundamenta en la banca online y en la apertura de oficinas de lunes a viernes, de 9.00 horas de la mañana hasta las 20.30 de la tarde, horario que, según fuentes de la entidad, está dispuesta a mantener, pese al cambio de equipo directivo y de dueños. Evo Banco fue creado por Novagalicia para operar fuera de Galicia y Asturias, territorios entonces destinados a la firma gallega.

Pero una vez adquirido Evo Banco por Apollo, este fondo estadounidense quiere implantar oficinas también en Galicia y Asturias, dos de las zonas que más le interesan de la red de CX, aunque también pretende reforzarse en Madrid y País Vasco.

De momento, Evo Banco ha terminado ya de perfilar su organigrama. Ha fichado a Jaime Carvajal Hoyos, quien trabajó en la desaparecida firma Lehman Brothers y como responsable de banca privada en Banco Sabadell. Se da la circunstancia de que Carvajal era hasta ahora el número dos de Arcano, la firma que asesoró a Apollo en la compra de Evo Banco, cuando este era aún una filial de la nacionalizada Novagalicia. Carvajal compartirá la dirección de Evo Banco con Enrique Tello, que es desde hace algunos meses el consejero delegado de esta entidad bancaria.

En el consejo, del que han salido ya José María Castellano –expresidente de Novagalicia y creador de Evo Banco– y César González Bueno, exconsejero de Novagalicia, tiene un puesto el responsable de Apollo en España, Andrés Rubio. Este ejecutivo ha sido el que ha ideado la estrategia del fondo en España.

Tras cerrar su organigrama, Evo iniciará una nueva etapa con el lanzamiento de nuevos productos financieros sencillos y competitivos, como es ahora su cuenta 1,2,3. Pero su gran apuesta para este año será el crédito, frente a la estrategia actual centrada en la captación de depósitos.

En los próximos días lanzará al mercado una hipoteca, que quiere que pase a ser el producto estrella en su oferta de productos bancarios. La nueva hipoteca competirá en precio y Apollo pretende que se convierta en una de las más atractivas del mercado, explican fuentes conocedoras del producto. En la actualidad, comercializa otra hipoteca que se encuentra entre las cinco primeras del mercado.

 

De especialista en ahorro a experto en crédito

El plan de Evo Banco pasa por alcanzar los 6.000 millones de euros de negocio en cinco años, para lo que necesita la compra de cartera de negocios y oficinas en plazas en las que no tiene ninguna presencia como Galicia, explican fuentes financieras. A cierre del pasado año contaba con 1.800 millones de euros en depósitos y solo 700 millones en crédito, de los que 650 millones corresponden a hipotecas. Apollo compró Evo al FROB (era filial de la nacionalizada Novagalicia) en septiembre por 60 millones. El proyecto de Apollo en España pasa por tener tres patas, la bancaria con EVO de cabecera, la inmobiliaria con Altamira como referencia y la tercera con una aseguradora. Su proyecto es que cuelgue de Evo la división de tarjetas y la cartera de crédito al consumo que compró a Citibank y Finanmadrid, adquirida a Bankia.