Visto bueno a las deducciones en el impuesto sobre sociedades

Bruselas avala las ayudas fiscales al cine que aprobó el Gobierno

El Ejecutivo se muestra reacio a rebajar el IVA cultural y opta por incentivos en el impuesto de sociedades

El comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta.
El comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta. EFE

La Comisión Europea ha dado el visto bueno a las ayudas fiscales a la industria del cine que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy el año anterior. Así lo informó ayer en un comunicado el Ministerio de Hacienda, que destaca que la medida ofrecerá seguridad jurídica a un sector que ha sido muy crítico con la decisión del Ejecutivo de elevar el IVA en septiembre de 2012.
El pasado mes de octubre, el Gobierno estableció como permanente la deducción fiscal a inversiones cinematográficas que contempla el impuesto sobre sociedades. Este beneficio tributario debería haber desaparecido en 2011, sin embargo, se fue prorrogado anualmente hasta que en 2013 se convirtió en un incentivo fiscal definitivo.

Además, Hacienda también decidió ampliar la base de la deducción, incluyendo los costes incurridos en copias y gastos de promoción y publicidad hasta un máximo del 40% del coste de producción. “Todos estos concepto se podrán beneficiar de la deducción general del 18% en el impuesto sobre sociedades por inversiones en producciones cinematográficas y otras del sector audiovisual”, indica Hacienda. El visto bueno de la Comisión Europea significa que Bruselas considera que la ayuda estatal al sector del cine no vulnera las leyes comunitarias.

Es posible que la próxima reforma fiscal que el Gobierno llevará al Congreso en junio incluye más medidas para la industria cultural, que reclama que el Ejecutivo revierta el incremento del IVAque aprobó en septiembre de 2012 y que supuso elevar del 8% al 10% el gravamen que se aplica, por ejemplo, a las entradas de cine. Sin embargo, fuentes de Hacienda se muestran reacias a explorar esta vía y sostienen que para la industria resulta más eficiente acceder a deducciones fiscales en el impuesto sobre sociedades que una rebaja de la fiscalidad indirecta.

En este sentido, argumentan que una rebaja del IVA beneficia especialmente a las productoras extranjeras –que son las que tienen un mayor público–, mientras que los incentivos en el impuesto sobre sociedades se circunscriben a compañías radicadas en España.