Pagará un 4% anual

Bankia bate su previsión y logra 1.000 millones en bonos subordinados

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

La avidez que despierta el papel español, ya sea en forma de acciones o de deuda, ha permitido a Bankia colocar 1.000 millones de euros en bonos subordinados. Es exactamente el doble de lo previsto en un principio. La poderosa demanda, a cargo principalmente de inversores extranjeros y que ha superado los 4.000 millones de euros, ha permitido a la entidad elevar el importe finalmente colocado y reducir el tipo de interés.

La horquilla que barajaban los colocadores de la emisión –Merrill Lynch, Barclays, Crédit Agricole y Goldman Sachs– se situaba entre el 4% y el 4,25%, según Bloomberg. Finalmente, la rentabilidad ha quedado fijada en el 4%.

De entrada, la deuda subordinada tiene una opción de compra a los cinco años, pero Bankia tiene la puerta abierta a mantenerla durante un total de 10 años. Si decide no rescatar la deuda, deberá pagar una rentabilidad adicional a partir de mayo de 2019.

Este instrumento computará como capital de segundo nivel o Tier 2 ante las normas de Basilea III, por debajo del capital de máxima calidad (como las acciones) y del Tier I adicional (como los bonos contingentes convertibles).

BBVA colocó el pasado abril 1.500 millones de este tipo de deuda, también a una década y cancelable a cinco años con un cupón del 3,5%.

El primer banco español en colocar deuda subordinada desde 2010 fue CaixaBank, que vendió deuda con vencimiento a 10 años con 750 millones a finales de octubre de 2013. El banco de La Caixa ofreció entonces un cupón del 5%.