España e Italia evolucionan mejor

Soros diagnostica que Francia es "el enfermo de Europa"

George Soros
George Soros

Francia “es el enfermo de Europa” a juicio del multimillonario inversor estadounidense de origen húngaro, George Soros, quien señala que la evolución de la economía gala ha quedado “por detrás” de la registrada por España o Italia como consecuencia de la ausencia de coraje político del Gobierno francés para tomar medidas y afrontar el “excesivo poder sindical”.

“Los resultados de Francia están quedándose por detrás en parte por la ausencia de coraje político del Gobierno francés y el excesivo poder de los sindicatos”, sostiene Soros en una entrevista publicada por el diario galo Les Echos.

Cuestionado sobre qué país es hoy en día el 'enfermo de Europa', el octogenario especulador no duda en señalar a Francia a pesar de que el país galo disfruta del privilegio de no tener el 'handicap' de una considerable prima de riesgo respecto a Alemania.

“Incluso con esta posición privilegiada su evolución está quedándose atrás en comparación con España o Italia”, apunta Soros. “España ha hecho mucho más que Francia en materia de reformas estructurales”, añade.

Lo importante es el crecimiento

Por otro lado, Soros vuelve a mostrarse partidario de la introducción de eurobonos en la zona euro, aunque señala que es una cuestión “políticamente imposible” ante la negativa de Alemania.

No obstante, el inversor, famoso por forzar en 1992 la devaluación de la libra esterlina, subraya que lo necesario en estos momentos es encontrar fórmulas para estimular el crecimiento en la región. “Este es el problema por resolver”, advierte.

En este sentido, Soros critica la política monetaria aplicada en la eurozona, aunque destaca que, sin reconocerlo abiertamente, Alemania la haya abandonado en cierta manera, lo que ha dado algo de oxígeno a los países endeudados y permitido la actual estabilización.

“Pienso que un euro más débil beneficiaría a todos, aunque más a Francia que a Alemania”, apunta el inversor, quien cree preferible que el BCE centre su acción sobre los tipos de interés mediante la compra de dólares más que embarcándose en un programa de flexibilización monetaria.