Paso clave para el proceso de refinanciación firmado en marzo

FCC confía en sacar hoy adelante la ampliación del bono de 450 millones

El vicepresidente de FCC, Juan Béjar, junto al director Financiero, Víctor Pastor.
El vicepresidente de FCC, Juan Béjar, junto al director Financiero, Víctor Pastor.

El grupo FCC ha convocado para hoy lunes a sus bonistas en asamblea para tratar la reestructuración del bono emitido en octubre de 2009 por 450 millones. Se propone a elevar el plazo de vencimiento en cuatro años, y una rebaja del precio de conversión de 37,85 a 30 euros.

La primera incógnita es si se alcanzará el quórum suficiente de dos terceras partes del importe. De no ser así la cita, clave en el proceso de refinanciación de 4.512 millones de deuda acordado en marzo con la banca, se aplazaría hasta el 9 de junio, cuando no será necesario un volumen de asistencia mínimo.

La segunda duda está en el sentido del voto de la mayoría. El director Económico Financiero del grupo, Víctor Pastor, dijo la semana pasada ante los analistas que espera el visto bueno a la propuesta de ampliación del plazo y modificación de algunos de los términos del contrato con los inversores.

Pero Pastor también remarcó que de no obtener el voto favorable, se procederá a la homologación judicial de los bonistas en el marco de la citada refinanciación, que acabó con la obtención de cuatro años más de vida para 4.512 millones de deuda.

Tras la refinanciación

- El nuevo marco de la deuda de FCC ha elevado el coste financiero de una media del 5,9% al 6,8%.

- La refinanciación de 4.512 millones se ha cubierto sin que la banca exija nuevas desinversiones al grupo.

- FCC mantiene su plan de crecimiento exterior y ultima una ofensiva en Oriente Medio.

FCC paga una prima de asistencia y voto, independientemente de que sea favorable o contrario, en la reunión de hoy lunes. La cifra es de 2,50 euros por cada 1.000 de valor nominal de los títulos de deuda (los bonos salieron a 50.000 euros). A esa cifra se sumaría otra prima de cinco euros por cada 1.000 sujeta a la aprobación de las propuestas.

De salir adelante, la reestructuración del bono deberá ser llevada a la junta general de accionistas de FCC el próximo mes de junio, donde sería definitivamente refrendada.

El bono convertible en cuestión, con un volumen de 450 millones, expira el próximo 30 de octubre. Su interés fijo anual a lo largo de estos cinco años, que debe mantenerse en la pretendida extensión del plazo de vencimiento, es del 6,5% pagadero semestralmente.

Tras este paso, la junta de accionistas también tendrá que dar luz verde a la emisión de warrants convertibles en acciones si la empresa no paga o refinancia un tramo de 1.612 millones de su nueva deuda en 2018. Esos títulos no se canjearían por papel de FCC si el grupo es capaz de reducir el ratio entre deuda y beneficio operativo por debajo de cuatro veces o si amortiza 1.500 millones de crédito.

Oxígeno para seguir con el saneamiento

FCC cerró el pasado 31 de marzo la mayor operación financiera de su historia, con la renovación de 4.512 millones de deuda por cuatro años. El nuevo crédito sindicado obtuvo una adhesión del 99,98% de las entidades financieras implicadas. Entre ellas destacan Santander (19% del crédito), CaixaBank (13%), BBVA (11%), Bankia (7,8%), Banco Popular (7,7%) y Banco Sabadell (6,2%).

Negociar deuda deja de ser prioritario para FCC, lo que da margen a la empresa para seguir centrada en su plan de vuelta a beneficios. Entre otros puntos destaca un programa de desinversiones del que se ha alcanzado el 75% del objetivo en un año y del que restan las ventas de las participaciones en Realia, Globalvía y el negocio de gestión de resíduos en EE UU. Todo ello está valorado en 500 millones.

La refinanciación llevaba aparejada la renovación de líneas de circulante y se inyectaban nuevos fondos a las líneas de avales internacionales por un importe de 250 millones de euros, ampliable hasta 450 millones. Un tramo de la nueva financiación, de 1.612 millones, es convertible en acciones.