Aprueba la ampliación por unos 500 millones

Liberbank se propone unificar su imagen en toda España

Sede de Liberbank, en la Carrera de San Jerónimo de Madrid.
Sede de Liberbank, en la Carrera de San Jerónimo de Madrid.

La junta de accionistas de Liberbank ha aprobado hoy una ampliación de capital para captar aproximadamente 500 millones que servirán para amortizar anticipadamente las ayudas públicas, reducir gastos financieros y fortalecer el capital del banco, según el presidente del banco, Manuel Menéndez.

Esta propuesta, como el resto de los puntos del orden del día -resultado de 2013, elección de auditor, informe consultivo de remuneración del consejo y otras ampliaciones- fue acordada casi prácticamente por unanimidad por los asistentes a la junta (entre presente y representado figuraba el 76,88% del capital).

Manuel Menéndez, ha indicado que esta ampliación de capital se ejecutará próximamente mediante la emisión de 900 millones de nuevas acciones ordinarias de 0,30 euros de valor nominal cada una con la prima de emisión que se determine, con derecho de suscripción preferente y sin la obligación de ser cubierta totalmente.

El pasado 26 de marzo, en el anuncio de la convocatoria de la junta de accionistas, el banco advirtió de que estaba considerando efectuar una ampliación de capital “del orden de 500 millones” -cantidad que se alcanzaría con la prima de emisión- con lo que se podría pagar “dividendos en los próximos ejercicios” y se dispondría de capital para financiar a pymes y hogares.

Los fondos que capte en la ampliación servirán para amortizar anticipadamente 124 millones de euros en marzo de 2013 en ayudas públicas en forma de cocos -bonos convertibles- suscritos por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

En su discurso a los accionistas, Menéndez también ha comentado que esos fondos también se utilizarán para mejorar la solvencia del banco y su competitividad, además de considerar que servirán para “reforzar el proyecto empresarial” y le otorgarán mayor capacidad para crecer.

En su intervención, el presidente también ha explicado que, tras cumplirse el plan de recapitalización, la entidad se centrará en afianzar su presencia territorial, fortalecer el negocio minorista, la eficiencia, la solvencia y la rentabilidad.

A preguntas de algunos de los accionistas, Menéndez ha señalado que la entidad no ha pedido permiso a las autoridades europeas para repartir dividendo y ha añadido que no está previsto su pago próximamente porque no se “dan las circunstancias” con los resultados actuales.

También ha avanzado que están trabajando en un proyecto para definir la imagen de marca del banco, para su unificación en todos los territorios donde está implantado Liberbank -nació de la unión de Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura-.

Otros puntos del orden del día aprobados fueron la asignación del parte beneficio neto atribuido de 48 millones logrado en 2013 (27 a reservas voluntarias y 3 a legales) y la autorización al consejo para realizar otras ampliaciones por un importe máximo del 50% del capital.