Los números rojos autonómicos se duplican

El déficit del Estado baja al 0,94% del PIB en el primer trimestre

Los ingresos aumentaron un 8,8% gracias a los nuevos impuestos medioambientales

El gasto público de la Administración central cayó en términos de caja un 1,2%

La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás.
La secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás. efe

Los datos de ejecución presupuestaria del primer trimestre deben tomarse siempre con cautela, tanto si arrojan datos positivos, como negativos. En cualquier caso, la estadística publicada hoy por Hacienda muestra una mejora de las cuentas públicas del Estado. Entre enero y marzo, el déficit público de la Administración central se situó en 9.881 millones (0,94% del PIB) frente a los 10.660 millones (1,04% del PIB) registrados en el mismo período del año anterior.

 Esta reducción del déficit público se explica sobre todo por la mejora de los ingresos que, en términos de contabilidad nacional, se situaron en 31.295 millones, un 4,6% más. Si se analiza la evolución de la recaudación en términos de caja y antes de su cesión a los entes autonómicos, el incremento de los recursos fue del 8,8% hasta los 45.677 millones. Todos los grandes tributos mostraron una mejor evolución. Así, el IRPF aportó al Estado 20.318 millones en los primeros tres meses del año, un 8,2% más. Esta mejoría se explica por el efecto del abono de la paga extra a los funcionarios en diciembre de 2013 y cuyas retenciones se abonaron en los primeros meses de este año. El efecto del nuevo gravamen sobre loterías también contribuyó al aumento de la recaudación del IRPF. Hay que tener en cuenta que la retención que sufrieron los premiados por el Gordo de Navidad se ingresó en su mayoría a principios de 2014. Además, la Agencia Tributaria indicó que en febrero se registró la primera tasa positiva desde mediados de 2011 en el crecimiento del empleo en las grandes empresas.

El otro gran tributo del sistema fiscal, el IVA, también tuvo un buen comportamiento para los intereses del Estado. La recaudación sumó 14.792 millones entre enero y marzo, un 13,2% más que en el mismo período del año anterior. Sin embargo, la Agencia Tributaria reconoce que este elevado porcentaje se explica en buena parte por “los distintos calendarios de las devoluciones en 2013 y 2014”. En cualquier caso, en términos homogéneos, los ingresos por IVAaumentaron un 3,9%. Hacienda indica que la evolución a la baja de los precios de los productos energéticos está afectando negativamente la recaudación. Una tercera e importante variable que explica la reducción del déficit es el efecto de los impuestos medioambientales que entraron en vigor el año anterior y que aportaron 527 millones.

En el caso del impuesto sobre sociedades, el tributo que grava los beneficios empresariales, la estadística muestra un signo negativo de 3.794 millones. Ello es así por las devoluciones fiscales, que hasta marzo superaron con creces el registro del primer trimestre del año anterior (2.158 millones). En abril, cuando se produce el primer pago a cuenta del tributo, los datos ya permitirán un primer análisis.

En términos de contabilidad nacional, el gasto público se situó en el primer trimestre en 41.176 millones, un 1,4% menos. Aunque si se analiza bajo el criterio de caja –lo realmente desembolsado en el ejercicio–, la cifra aumenta hasta los 42.016 millones, un 1,2% menos que en el mismo período del ejercicio anterior. Y eso, a pesar de que los intereses de la deuda aumentaron un 13,6% hasta los 9.190 millones. Las retribuciones a los empleados públicos también subieron un 8,3%. En cambio, se redujeron sensiblemente los gastos corrientes y las inversiones reales.

Los números rojos autonómicos casi se duplican

El Ministerio de Hacienda también publicó ayer el resultado de las cuentas autonómicas hasta febrero que, en términos de contabilidad nacional reflejaron un déficit de 1.805 millones, una cifra que casi duplica los 967 millones registrados en el mismo período del año anterior. En cualquier caso, resulta aventurado sacar grandes conclusiones de las cifras de solo dos meses. Los malos resultados obtenidos por las comunidades en los primeros compases del ejercicio se deben a una caída de los ingresos.

Las autonomías recaudaron entre enero y febrero 20.855 millones frente a los 21.246 millones del mismo período del año anterior. Un retroceso que Hacienda explica por la peor evolución del impuesto de patrimonio y de sucesiones y donaciones. Y mientras la recaudación cayó, los gastos de las comunidades aumentaron un 2% hasta sumar 22.660 millones. El principal culpable de este incremento fue la partida destinada a pagar los intereses de la deuda que ascendió a 1.182 millones, un 14% más. En cualquier caso, la mayoría de partidas de gasto crecieron con la excepción de las subvenciones, las adquisiciones de activos no financieros y las transferencias de capital entre administraciones.

Por otra parte, las cuentas de la Seguridad Social registraron un superávit de 3.673,99 millones de euros al cierre de marzo, lo que supone una reducción del 46,8% frente a los 6.910,08 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos publicados por el Ministerio de Empleo. El superávit actual irá menguando a medida que avance el ejercicio hasta entrar en números rojos. El Ejecutivo prevé que la Seguridad Social registre un déficit público del en torno del 1% cuando finalice el año.