Para una casa de unos 90.000 euros de valor catastral se pagarán 469 euros, en lugar de 4.698

El Ayuntamiento de Madrid rebaja la plusvalía municipal en las herencias

Se elimina el requisito de convivencia con el fallecido para beneficiarse de la bonificación en el impuesto municipal

El coste de la medida para las arcas locales será de 43 millones de euros

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante la tradicional lectura ininterrumpida de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", esta tarde en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que se celebra cada año con motivo del Día Internacional del Libro. EFEKiko Huesca
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, durante la tradicional lectura ininterrumpida de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", esta tarde en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, que se celebra cada año con motivo del Día Internacional del Libro. EFE/Kiko Huesca EFE

El Consistorio de Madrid aprobó hoy en Junta de Gobierno la propuesta inicial de modificación del impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU), más comúnmente conocido como la “plusvalía municipal”, en cumplimiento de la hoja de ruta que establece el Plan de Ajuste Revisado, que ya establecía esta modificación a lo largo del ejercicio 2014, según explicaron fuentes municipales.

Actualmente, se aplica una bonificación a las transmisiones mortis causa (herencias) de la vivienda habitual del fallecido o de los locales afectos a la actividad económica que venía ejerciendo éste, siempre que los herederos fueran los descendientes, ascendientes o el cónyuge, sometidos a una serie de requisitos de permanencia. En el caso de la vivienda habitual, la norma exigía hasta ahora que el heredero hubiera convivido con el fallecido los dos años anteriores y continuara empadronado en dicha vivienda los cinco años siguientes. De no cumplirse esa situación, no sería aplicable la bonificación. Respecto a los locales afectos a actividades económicas, la ley establecía como obligatorio que el heredero mantuviera dicha actividad económica durante los cinco años siguientes.

En este sentido, se ha procedido a actualizar los tramos de valor catastral del terreno (se han duplicado), para adecuarlos a la nueva Ponencia de Valores de 2012 pero, sin duda, la modificación más importante y que hará que el número de beneficiarios de la bonificación aumente de forma considerable es la supresión del requisito de convivencia con el fallecido en los casos de herencia de la vivienda habitual, requisito que se había establecido en 2012.

De esta forma, a partir del próximo 1 de julio, fecha de entrada en vigor de esta rebaja, ya no será exigible para aplicar la bonificación que el heredero de la vivienda habitual del fallecido haya vivido en ella los dos años anteriores al fallecimiento y que siga empadronado los cinco años posteriores, beneficiando la medida a los herederos con independencia de estas circunstancias.

El coste previsto de la nueva bonificación del impuesto sobre plusvalía municipal para las arcas del Consistorio de la capital será superior a los 43 millones de euros anuales, una merma de ingresos que, según explicaron ayer fuentes municipales ya se ha tenido en cuenta en la elaboración del Presupuesto de 2014 y en la Revisión del Plan de Ajuste.

Las mismas fuentes explicaron como ejemplo de lo que supone la modificación aprobada que para una vivienda de unos 90.000 euros de valor catastral (suponiendo que el 60% del valor corresponde al suelo), la cuota a pagar hasta ahora habría sido de 4.698 euros, aplicando una bonificación del 50% si se cumple el requisito de convivencia.

A partir de julio la aprobación de la nueva bonificación, que alcanza el 95% y al no exigirse la convivencia, la cuota resultante a pagar será de 469,8 euros.€Es decir, los contribuyentes que puedan beneficiarse de esta modificación de la norma se ahorrarán un 90% del impuesto que tendrían que haber abonado después de heredar. Un coste que algunas familias no pueden asumir.

Más casas tendrán descuentos

El Ayuntamiento detalló hoy que si hasta ahora la máxima bonificación sobre la plusvalía, la del 95%, se aplicaba a las viviendas de hasta 28.250 euros de valor catastral del suelo, ahora se concederá a las que valgan hasta 60.000 euros; la segunda bonificación, del 75%, favorecía a las viviendas de hasta 47.500 euros, ahora lo hará a las que valgan hasta 100.000. La bonificación del 50%, que hasta ahora se aplicaba al valor catastral de entre 47.500 y 66.000 euros, pasará de aplicarse al que sea de entre 100.000 y 138.000. Y finalmente, la bonificación menor, del 15%, que hasta ahora se aplicaba al valor de más de 66.000 euros, se limitará a las viviendas cuyo valor catastral del terreno supere los 138.000 euros.

Desde el Consistorio se asegura que la medida se adopta porque su situación financiera es más saneada. Fuentes municipales calculan que entre 22.000 y 24.000 transmisiones mortis causa podrán verse beneficiadas por esta modificación cada año, por lo que este 2014 serán aproximadamente la mitad. Además, las mismas fuentes constataron que desde que se inició la crisis, el número de herederos que desean fraccionar el pago del impuesto se ha multiplicado por tres, ya que suelen verse afectados por un problema de falta de liquidez. “No obstante, más del 91% de los fraccionamientos se pagan”, indicó el director general de la Agencia Tributaria del Consistorio, Antonio Álvarez Dumont.