Amplía capital y emite convertibles por 250 millones

Sacyr capta 416 millones de euros

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique.
El presidente de Sacyr, Manuel Manrique.

El consejo de administración de Sacyr autorizó ayer una emisión de bonos convertibles en acciones de nueva emisión o canjeables por títulos ya existentes por importe de 250 millones ampliable a 300. La operación dirigida por Banco Santander y Société Génerále irá destinada a inversores cualificados, tal y como señaló la compañía en un hecho relevante.

Además, la compañía anunció una ampliación de capital acelerada de hasta el 7,8%, que no cuenta con derecho de suscripción preferente y que dotará a la sociedad de 166 millones en fondos propios.

Tras haber tanteado el mercado, la sociedad ha comunicado hoy los términos definitivos de la operación: el precio de colocación de las acciones será de 4,58 euros por acción, un 2,7% por debajo del cierre de ayer. En la sesión de hoy el valor ha arrancado en 4,6 euros.

Fuentes de la compañía señalaron ayer que los fondos que se consigan con estas dos operaciones se invertirán en el desarrollo de sus negocios estratégicos, tales como las concesiones internacionales y el desarrollo de Sacyr Industrial. El objetivo es potenciar su crecimiento orgánico aunque no descartan movimiento corporativos si se presenta la ocasión.

SACYR 2,69 1,59%
Después de años de saneamiento de balance y de desinversiones,desde la compañía señalan que Sacyr está en condiciones de salir al mercado de capitales, justo en un momento en que las emisiones se han convertido en la opción más adecuada para conseguir financiación.

Con Vallehermoso fuera del balance, el grupo logró eliminar el que hasta hora era su principal lastres: el negocio inmobilario. Por su parte, Panamá, que a comienzos de año disparó todas las alertas, ha dejado de ser un riesgo después de la solución alcanzada a mediados de marzo. En este sentido, el “horizonte se ha despejado”, indican desde la empresa. A todo ello hay que sumarle la mejora de las perspectivas económicas que aseguran que la situación al menos no se va a deteriorar.

Los bonos, con vencimiento a cinco años desde la fecha en que hayan sido suscritos y desembolsados, devengarán un interés fijo del 4%. Al vencimiento, la compañía se compromete a devolver el 100% del valor nominal siempre y cuando estos no hayan sido previamente convertidos, canjeados, recomprados o cancelados.

De acuerdo a la información remitida a la CNMV, los bonos se podrán canjear por acciones de manera anticipada y voluntaria 41 días después de la fecha de desembolso por parte de sus compradores. El precio de conversión inicial es de 5,725 euros, una prima del 25%.

La constructora incluye la posibilidad de amortización anticipada una vez hayan transcurrido los tres primeros años y 21 días, y siempre y cuando sus acciones superen un 30% el precio de conversión. Es decir, deberán cotizar entre un 50% y un 65% por encima del precio de cierre de ayer, 4,71 euros.

La compañía podrá exigir que los convertibles se amorticen de manera anticipada en cualquier momento siempre que quede menos de un 15% de la emisión en circulación. Al precio de canje se le aplicará una prima de entre el 25% y el 30% respecto a la cuantía que se fije para la ampliación de capital acelerada.

Ampliación de capital acelerada
Junto a la emisión de bonos, la empresa presidida por Manuel Manrique aprobó una ampliación de capital acelerada que supondrá la emisión de 36,3 millones de acciones nuevas, equivalentes al 7,79% del capital actual de la constructora. JB Capital, el broker presidido por Javier Botín –hijo del presidente del Banco Santander–, y Fidentiis Equities son los encargados de dirigir la operación.

La ampliación de capital se realizará sin derecho de suscripción preferente, de manera que supondrá una dilución inmediata para los actuales socios. En total, captación de capital de Sacyr es de 416 millones de euros.