Desviación de un décima sobre el objetivo

Bruselas confirma el dato de déficit: cerró 2013 en el 7,1%

El déficit público de España alcanzó el año pasado el 7,1% del PIB -incluyendo las ayudas a la banca, que suman 0,5 puntos porcentuales- el cuarto más alto de toda la UE, por detrás de Eslovenia (14,7%), Grecia (12,7%) e Irlanda (7,2%). La oficina europea de estadísiticas, Eurostat, ha verificado los datos publicados por el Gobierno el mes pasado.

El déficit español queda, de este modo, una décima por encima del objetivo establecido por Bruselas: un 6,5% de desequilibrio en las cuentas públicas si no se tienen en cuenta las ayudas a la banca. El descenso del déficit en España, tres puntos y medio sobre el 10,6% de 202, es el mayor de la zona euro, si bien se debe casi en exclusiva al menor efecto de las ayudas a la banca. Excluyendo éstas, el déficit solo baja tres décimas, del 6,9% al 6,6%.

El nivel de gasto público en España cayó desde el 47,8% del PIB en 2012 hasta el 44,8% en 2013, mientras que los ingresos aumentaron ligeramente desde el 37,2% hasta el 37,8%. En términos de ingresos, España es el tercer país que menos recauda de la zona euro, solo por delante de Irlanda y Letonia. Grecia, Chipre están por encima y la media de la zona euro, a una distancia de casi 10 puntos. La presión fiscal en España está a la altura de Bulgaria o Polonia. En términos de gasto, también España es el tercer país que menos gasta, solo por detrás de Estonia e Irlanda.

Para este año, España se ha comprometido a seguir disminuyendo el déficit hasta el 5,8%, mientras que en 2015 deberá llegar hasta el 4,2% y en 2016, cuando vence el plazo para corregir el déficit excesivo, tendrá que situarse en el 2,8%. Según las previsiones de Bruselas, el Gobierno no tendrá problemas para cumplir la meta de 2014, pero el déficit volverá a subir al 6,5% el año que viene si no se aprueban más ajustes. Por su parte, el nivel de deuda pública de España aumentó desde el 86% en 2012 hasta el 93,9% en 2013, según los datos de Eurostat.

En la eurozona el déficit público disminuyó desde el 3,7% en 2012 hasta el 3% en 2013, mientras que en el conjunto de la UE cayó desde el 3,9% hasta el 3,3%. Por su parte, el nivel de deuda pública en la eurozona aumentó del 90,7% a finales de 2012 hasta el 92,6% el año pasado, mientras que en el conjunto de la UE subió desde el 85,2% hasta el 87,1%.

Francia incumplió su objetivo del 4,1% al cerrar con un desequilibrio en las cuentas del 4,3%. Por su parte, Grecia sí cumplió el objetivo de conseguir equilibrar sus cuentas en términos de déficit primario, es decir, sin tener en cuenta los intereses de la deuda. El país obtuvo un “superávit de 1.500 millones de euros, el 0,8 % de su PIB en 2013”, destacó el portavoz de la Comisión Europea de Asuntos Económicos y Monetarios, Simon O'Connor. El déficit general cerró en el 12,7%.

En 2013, Luxemburgo registró superávit (+0,1%), Alemania se situó cerca del equilibrio presupuestario y los déficits más bajos correspondieron a Estonia (-0,2%), Dinamarca (-0,8%), Letonia (-1%), y Suecia (-1,1%).

Un total de 10 Estados miembros tuvieron déficits superiores al umbral del 3% que marca el Pacto de Estabilidad. Además de Eslovenia, Grecia, Irlanda y España, se trata de Reino Unido (-5,8%), Chipre (-5,4%), Croacia y Portugal (ambos -4,9%) y Francia y Polonia (ambos 4,3%).

A finales de 2013, los países con menor ratio de deuda pública eran Estonia (10% del PIB), Bulgaria (18,9%), Luxemburgo (23,1%), Letonia (38,1%), Rumanía (38,4%), Lituania (39,4%) y Suecia (40,6%). Un total de 16 Estados miembros -entre ellos España- superaban el umbral del 60% que fija el Pacto de Estabilidad, encabezados por Grecia (175,1%), Italia (132,6%), Portugal (129%), Irlanda (123,7%), Chipre (111,7%) y Bélgica (101,5%).

En 2013, el gasto público en la eurozona era equivalente al 49,8% del PIB (49,1% en el conjunto de la UE) y los ingresos al 46,8% (45,7%).