Editorial

La CNMV vigila a la banca

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dará en breve un paso más en su objetivo de reforzar el nivel de protección de los pequeños inversores. El organismo publicará en la próximas semanas una circular que obliga a las entidades financieras a revelar el riesgo real con que cuenta cada uno de los productos que ofrecen a los particulares. Consciente de que los productos complejos vendidos a particulares en las oficinas bancarias están en alza, la CNMV ha optado por la previsión para evitar que se geste otra crisis como la que se produjo con las preferentes. La nueva normativa constituye una suerte de segunda parte de la circular que entró en vigor el pasado mes de junio y que obligaba ya a los particulares a dar fe de que conocen la clase de producto que están adquiriendo. En la misma línea, el pasado 10 de abril el organismo publicó una nota con recomendaciones específicas para la comercialización a particulares de productos estructurados.

La nueva norma obliga a las entidades a testar la idoneidad del cliente para comprender la naturaleza del producto financiero y advertirle sobre ellos. Se trata de una política que busca proteger al particular, pero que también resulta clave para restaurar la imagen y credibilidad del sector bancario.