Ha firmado acuerdos con Opel, Suzuki y Fiat para el desarrollo de modelos bifuel

Repsol invertirá 12 millones en tener una red de 400 puntos de autogás en 2015

Un vehículo con motor bifuel de Fiat reposta en una gasolinera con autogás de Repsol.
Un vehículo con motor bifuel de Fiat reposta en una gasolinera con autogás de Repsol.

Repsol invertirá unos 12 millones de euros hasta 2015 en alcanzar una red de 400 puntos de suministro de autogás en toda España. La compañía petrolífera aspira a instalar 100 puntos al año. Ya cuenta con 251 estaciones de servicio equipadas con este combustible, con lo que le restan 150 puntos para su objetivo, y más de 250 surtidores particulares en el país. La empresa cuenta en total con 3.615 gasolineras.

El gerente del proyecto de autogás en Repsol, David Fernández de Heredia, considera que, junto con el esfuerzo de la empresa por desplegar la red de suministro, la compañía está llegando a acuerdos con fabricantes para que “vendan en España los vehículos adaptados para este bifuel (autogás y gasolina)”. Así, han cerrado acuerdos con Opel en 2014 y con Suzuki y Fiat en 2013. “En algunos casos, son vehículos que se fabrican en España, como el Corsa o el Meriva, ya preparados para consumir autogás, pero que se exportan en su totalidad. Estamos tratando de convencerles para que dediquen una parte al mercado interior”, señala Fernández de Heredia.

Sin embargo, el directivo es consciente de que es “más complicado de lo que parece”. Además de que la red de concesionarios necesita una “formación específica” para vender estos vehículos, también hay que poner en marcha una “red de servicio posventa y de mantenimiento” específica para estos modelos. En el mercado español, unas 20 marcas venden 64 modelos bifuel. En el segmento de turismos, hay 14 marcas que ofertan 30 modelos.

El autogás es “el carburante alternativo para automoción más utilizado en el mundo, con más de 21 millones de vehículos funcionando con este combustible, y también el más utilizado en Europa, con más de 10 millones de usuarios”, destacan desde la propia compañía, por encima de los sistemas híbridos o eléctricos.

Solo 18 millones de unidades

El parque actual de vehículos propulsados por gas natural se acerca a los 18 millones de unidades en todo el mundo, según los datos del Barómetro Anfac-Bosch sobre seguridad y medio ambiente dedicado a los vehículos propulsados por gas natural. Aunque todavía representa una parte muy pequeña del parque automovilístico mundial, que alcanza ya los 1.100 millones de vehículos, su mercado a nivel global registra crecimientos del 20%-25% anual desde hace 10 años. “Distintas previsiones apuntan a un parque de entre 50 y 65 millones de vehículos de gas natural para 2020 y en torno a 100-200 millones en 2030”, señalan en el estudio.
El 75% del parque mundial de vehículos de gas natural se sitúa entre seis países de Asia (Irán, Pakistán, China e India) y Latinoamérica (Argentina y Brasil). Italia es el único país de la UE que aparece entre los primeros puestos del mundo por volumen de parque, aunque con una cuota de representatividad aún baja, solo del 2,1%, dentro de su parque total de vehículos.
En el continente europeo, el mercado de vehículos de gas natural crece a un ritmo similar al del resto del mundo, pero en cifras mucho más modestas, con un parque actual en torno a 1,8 millones de vehículos. El mayor volumen de parque corresponde a la UE-15 (algo más de un millón), principalmente por el mercado italiano, que supone el 82% de la UE-15 y el 46% de toda Europa.

El directivo destaca la “sencillez” de instalación de este sistema en las gasolineras. “Solo requiere de un depósito y una canalización porque el surtidor se integra en el dispensador como un combustible más”, afirma. El consumidor solo percibe “la existencia de unas mangueras nuevas en el surtidor”, asegura.

Fernández de Heredia señala, sin embargo, que “no en todas las gasolineras es posible instalar estos puntos, por cuestiones de espacio o de configuración del punto de suministro”. No en vano, “el consumo de autogás es preferentemente urbano” y en las ciudades, el espacio para gasolineras es más escaso. El proyecto de expansión de Repsol se centrará en las ciudades, donde se concentra la demanda. “Aunque como núcleo urbano Madrid supere a Barcelona en cuanto a puntos de suministro, la comunidad autónoma con más surtidores de autogás será Cataluña”, apunta el gerente.

Repsol no está sola en este esfuerzo. Según datos de la Asociación Española de Operadores de Gas Licuado (AOGLP), España contará con 1.000 puntos de recarga de autogás en 2015, con lo que “el resto de empresas del sector ya están trabajando” para instalar estos 600 restantes en otras gasolineras.