Clausurará una en Inglaterra y otra en Francia

Imperial Tobacco despide a 900 trabajadores tras cerrar dos plantas

Entrada a la fabrica de Imperial Tobacco en Nantes.
Entrada a la fabrica de Imperial Tobacco en Nantes. REUTERS

La multinacional británica Imperial Tobacco planea cerrar dos fábricas de cigarrillos en Inglaterra y Francia, con la pérdida de unos 900 puestos de trabajo, La compañía aseguró que toma la la medida para hacer frente a la la disminución de las ventas en Europa.

El fabricante de los cigarrillos Gauloises y Davidoff culpó de los cierres a las duras condiciones económicas, el aumento de la regulación y los impuestos, y el crecimiento en el comercio ilícito de tabaco. "Estos proyectos son una parte esencial de asegurar el futuro sostenible de la empresa", dijo la presidenta ejecutiva Alison Cooper. "La perspectiva de la pérdida de empleo es siempre lamentable y se hará todo lo posible para apoyar a los empleados y asegurar que sean tratados de manera justa y responsable". Los cierres se llevarán a cabo en los próximos dos años y la producción se trasladará a otras fábricas europeas.

La fábrica de Nottingham emplea a 540 personas y la de Nantes en Francia a 320 personas. También hay una propuesta de cerrar las instalaciones de investigación y desarrollo Bergerac de la compañía en Francia y reestructurar su fuerza de ventas y la función de apoyo en París, lo que afectaría a 120 puestos de trabajo, aunque la compañía dijo que 80 nuevos puestos de trabajo se podrían crear.

Los movimientos son parte de un plan más amplio de Imperial Tobacco a ofrecer un ahorro anual de 300 millones de libras al año a partir de septiembre de 2018.