Editorial

Horarios más libres crean más empleo

La liberalización de los horarios comerciales es una medida que suele ser tan polémica como exitosos sus resultados. Y no solo por la evidencia de que un mayor margen temporal amplía las posibilidades de compra para los consumidores, sino porque los datos siempre demuestran que por abrir con más libertad no cae el cielo sobre las cabezas del pequeño comercio, como siguen asegurando algunas –cada vez menos– asociaciones. Al revés, se crea empleo.

Madrid fue pionera en hacer un uso amplio de las posibilidades que ya ofrecía la libertad relativa en zonas turísticas. Y en los 20 meses de liberalización total que ya aplica se han creado en el comercio 12.967 puestos de trabajo, un 5,2% más, mientras que en el resto de España se han destruido 12.012. Pero lo más trascendental es que prácticamente seis de cada diez nuevos empleos corresponden al pequeño comercio, ese que según los agoreros está condenado a desaparecer si se amplían los horarios, y solo el 25% proviene de las grandes superficies. Es posible que influya el cambio de modelo comercial entre los pequeños, abonados en muchos casos a abrir en centros comerciales, y que estos datos sean un reflejo de la incipiente recuperación económica, que lo son, pero lo cierto es que la especialización y las facilidades al cliente no suelen fallar en los negocios.