Para reforzar la resistencia del sistema financiero

EE UU aumenta exigencias de capital para las grandes entidades financieras

Imagen de archivo del edificio de Citibank en Nueva York, EE UU. Ampliar foto
Imagen de archivo del edificio de Citibank en Nueva York, EE UU. EFE

Los reguladores financieros de Estados Unidos aumentaron hoy las exigencias de capital adicional para los grandes bancos del país, entre ellos Citigroup y Goldman Sachs, como parte de la estrategia para reforzar la capacidad de resistencia del sistema financiero.

La decisión, tomada por la Reserva Federal (Fed) junto con otros organismos reguladores del país, supone elevar los requisitos de capital para algunas de las entidades financieras consideradas “sistémicas”, aquellas de tal magnitud cuya quiebra podría afectar al sistema financiero general.

En la práctica, el ratio de endeudamiento deberá ser del 5%, por encima de otros reguladores globales que habían ubicado este requisito en el 3%. Esto significaría aumentar sus colchones de capital en al menos 68.000 millones de dólares. Asimismo, implica que estos grandes bancos deberán recaudar más dinero de sus accionistas y menos de sus clientes.

La nueva norma otorga de plazo hasta 2018 para alcanzar estos niveles, aunque a partir del próximo año deberán comenzar a revelar los cálculos de sus ratios de endeudamiento.

“La norma final es una parte importante del programa de estándares prudenciales reforzados para las entidades sistémicas de EE.UU., un programa diseñado para reducir materialmente la probabilidad de quiebra de estas entidades y el daño que podrían ocasionar a nuestro sistema financiero si una de ellas quebrase”, indicó Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal (Fed), en un comunicado.

Yellen subrayó que “la crisis financiera mostró que algunas compañías financieras habían crecido tanto, estaba tan endeudadas e interconectados que su quiebra podría provocar una amenaza a la estabilidad financiera general”.

Además de a Citigroup y Goldman Sachs, la decisión de hoy también afectará a Wells Fargo, Morgan Stanley, JP Morgan y Bank of America.