El sector ha logrado aumentar sus ingresos en plena crisis

Las 12 aseguradoras que ganan más de 100 millones de euros en España

La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, junto al presidente de Mapfre, Antonio Huertas, y la directora general de Seguros, Flavia Rodríguez-Ponga.
La presidenta de Unespa, Pilar González de Frutos, junto al presidente de Mapfre, Antonio Huertas, y la directora general de Seguros, Flavia Rodríguez-Ponga.

El Ibex 35 concentra lo más granado de la empresa española. El selectivo incluye a las compañías más grandes y cuyos títulos son los más negociados en la Bolsa de Madrid. El índice está cuajado de bancos (Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter) y el sector bancario es que el tiene mayor peso. En cambio, el asegurador tan solo dispone de un representante: Mapfre.

A pesar de esta baja representatividad dentro del escaparate bursátil, el seguro cuenta con una docena de compañías que lograron en 2013 beneficios superiores a 100 millones de euros, lo que las situaría por encima de empresas del Ibex como Gamesa, Viscofan o Mediaset.

Dentro de este selecto club de los 100 millones de euros hay aseguradoras de todo tipo: desde grupos españoles completamente independientes, como la citada Mapfre, la también cotizada Catalana Occidente (que este año cumple 150 años de historia) o la emergente Mutua Madrileña; pasando por las filiales de los grandes bancos nacionales (Santander, BBVA y CaixaBank), las sucursales de grandes grupos europeos (Allianz, Aegon, Sanitas...), hasta llegar a compañías familiares de nicho, como es el caso de Santalucía, que ha dado un salto de gigante desde aseguradora de decesos hasta compañía multirramo.

Este grupo de aseguradoras ha cimentado sus ganancias por vías muy variadas. En el caso de Mapfre, en los años 80 acometió un fuerte proceso de internacionalización, especialmente en Latinoamérica. Esa diversificación de sus fuentes de ingresos ha convertido a una pequeña mutua de propietarios de fincas rurales en un empresa global, con presencia en 22 países y que emite más del 60% de sus primas fuera de España. Aun así, su negocio local se ha mantenido firme durante la crisis, cosechando un beneficio neto de 324 millones de sus filiales de España y Portugal.

Catalana Occidente, joya desconocida

Catalana Occidente es uno de los grandes desconocidos de la Bolsa española. Al ser una compañía mayoritariamente controlada por la familia Serra, su nivel de negociación en el parqué es inferior a la media. Sin embargo, las fortalezas de sus negocios son sólidas y también basadas, parcialmente, en la internacionalización, gracias a la compra del líder mundial del seguro de crédito, Atradius. Con esta adquisición, iniciada en 2008, la compañía presidida por Josep María Serra ha logrado que el 35% del negocio provenga de fuera. Además de su aventura exterior, la firma, que el año pasado logró un beneficio de 221 millones de euros, ha sido una de las más activas en compras en España (Seguros Bilbao, NorteHispana, Plus Ultra).

“Catalana Occidente es una joya poco conocida por los inversores e injustamente castigada por su presencia en España”, explicaba hace unos meses el gestor estrella de la Bolsa española, José Ramón Iturriaga, cuya mayor posición en su fondo Okavango (que se revalorizó un 70% en 2013) es, precisamente, la compañía aseguradora.

La tercera gran aseguradora independiente española es Mutua Madrileña, que desde 2007 ha dado un salto cualitativo, al apostar por la diversificación geográfica y de negocio, objetivo logrado, en buena medida, con la compra del 51% de Segurcaixa Adeslas. En 2013, Mutua ganó 196 millones, un 3,6% más que el ejercicio anterior.

El segundo gran colectivo dentro del ecosistema asegurador español son las filiales de grupos bancarios. Firmas como Vidacaixa (la compañía aseguradora de CaixaBank), BBVA Seguros o Santander Seguros han servido como salvavidas para sus matrices, que han cubierto parte del agujero causado por la exposición al ladrillo a costa de estas filiales. En ese contexto, los tres bancos han alcanzado acuerdos con grandes grupos de reaseguro para vender la titularidad de sus seguros en España. Scor Insurance pagó 441 millones de euros a BBVA;Santander puede llegar a cobrar 410 millones de Aegon por la venta del 51% de sus seguros de vida y CaixaBank reaseguró con Berkshire Hathaway su cartera de vida, ingresando por ello una comisión de 600 millones.

El tercer gran colectivo son las filiales de grupos aseguradores. El gigante alemán Allianz ha logrado que su compañía de seguros española, asociada con Banco Popular, se apunte un beneficio neto de 259 millones de euros en 2013 (+39%); la aseguradora holandesa Aegon logró multiplicar por tres su beneficio, hasta ganar 187 millones el año pasado, gracias a las indemnizaciones recibidas tras la salida de aseguradoras de cajas absorbidas. Mientras, la filial de la británica Aviva se apuntó un beneficio bruto de 167 millones de euros (+11%).