La filial española de la cementera asevera que la sanción no afecta a su actividad en España

Cemex anuncia que recurrirá la multa de 455 millones impuesta por Hacienda

La empresa asegura que la multa no tiene nada que ver con su actividad en España.

Cementera de Cemex
Cementera de Cemex

Las autoridades españolas han sancionado a la filial de la cementera mexicana Cemex con una multa de 455 millones de euros a raíz de una auditoría fiscal para los ejercicios que van de 2006 a 2009, informó la empresa en México.

“Cemex España tiene la intención de recurrir la imposición de dichas sanciones”, afirmó la compañía en un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores.

En caso de que estos recursos no sean favorables para la empresa, “este asunto podría tener un impacto adverso significativo sobre nuestros resultados de operación, liquidez y situación financiera”, agregó Cemex.

El grupo, con sede en la ciudad de Monterrey, en el norte de México, es uno de los mayores productores de cemento del mundo. En España, su filial se ha visto muy perjudicada por la crisis del sector de la construcción.

En su nota a la Bolsa, Cemex anuncia que su filial española “ha sido formalmente notificada” de sanciones por un total de 455 millones de euros, “que resultan del proceso de auditoría fiscal en España para los años fiscales de e incluyendo 2006 a 2009”.

“Las autoridades fiscales de España -agrega la nota- han disputado parte de las pérdidas fiscales reportadas por Cemex España para dichos años”.

Recuerda que este tipo de sanciones pueden ser objeto de recursos o reclamaciones administrativas, “sin que Cemex España tenga que hacer pago alguno sino hasta que todos los recursos o reclamaciones interpuestos sean finalmente resueltos”.

También señala que el fallo sobre esos recursos puede “tomar un tiempo considerable”, pero alertó sobre los resultados adversos para la compañía en caso de que pierda el caso.

La investigación fiscal de las cuentas de la filial española de Cemex fue objeto de polémicas en 2013 por informaciones que apuntaban a que una inspectora del Ministerio de Hacienda había sido cesada tras rechazar un recurso de la empresa contra una sanción.

Las autoridades españolas, sin embargo, negaron cualquier vinculación entre ese cese y el caso de la cementera, y Cemex, por su parte, dijo que cumplía “escrupulosamente con todas sus obligaciones legales y tributarias en España”.

Reacción de la cementera

Por su parte, Cemex España ha afirmado este sábado que las dos sanciones impuestas por la Agencia Tributaria no están relacionadas con sus operaciones en el país, y ha anunciado que presentará los “recursos pertinentes”.

“Este expediente no tiene relación con las operaciones de Cemex en España ni afecta a la actividad desarrollada por Cemex España Operaciones, S.L.”, asegura la empresa en un comunicado.

La Agencia Tributaria notificó formalmente el viernes a Cemex España la imposición de las dos citadas sanciones, que son resultado de la inspección correspondiente a los ejercicios entre 2006 y 2009 llevada a cabo dentro del proceso periódico de revisión a las empresas consideradas 'Grandes Contribuyentes'.

Según Cemex España, “las sanciones traen causa de diferencias de criterio sobre determinadas pérdidas fiscales en dichos ejercicios”. Asimismo, considera que “no son firmes” y por ello “va a plantear los recursos pertinentes ante las correspondientes instancias administrativas y, en su caso, judiciales”.