Los seguros de ahorro se abren camino como alternativa a los depósitos a plazo fijo

A la caza del plus de rentabilidad

Crece la gama de seguros de vida y ahorro. Son opciones para inversores conservadores, pues muchos ofrecen un rendimiento garantizado por ley

Los planes de ahorro se pueden suscribir a partir de 50 euros.
Los planes de ahorro se pueden suscribir a partir de 50 euros.

En un momento en que los intereses de los depósitos a plazo fijo menguan y aumenta la necesidad del ahorro con la vista puesta en la jubilación, las compañías aseguradoras van adquiriendo un mayor protagonismo. No son nuevas en este mercado. En los últimos años han orientado su oferta hacia una gama de productos más competitivos y flexibles, acorde con las necesidades del momento.

Así, los seguros de ahorro tradicionales o los PPA (planes de previsión asegurados) y PIAS (planes individuales de ahorro sistemático) se han ido abriendo camino como una alternativa para los inversores más conservadores.

No obstante, a pesar de que el 49% de los españoles cuenta con un seguro de vida, tan solo el 23% no está vinculado a una hipoteca o a un préstamo personal. Es una de las conclusiones de un estudio interno realizado recientemente por Aegon en el que analiza el grado de aseguramiento en función de la edad, zona y tipo de seguro contratado.

José Ramón Azurmendi, director de marketing estratégico y de clientes de la aseguradora, resalta que en el citado informe se ha detectado que un 63% de los encuestados no entiende el beneficio de contar con un seguro de vida y casi la misma proporción menciona que las barreras de contratación se superarían con una mejor comprensión de las características del producto.

La mitad de los españoles cuenta con un seguro de vida, según Aegon

“El asesoramiento es clave en este tipo de productos y, por lo tanto, la claridad en las comunicaciones se convierte en un factor fundamental para explicar sus beneficios y características”.

Los clientes de Aegon, según Azurmendi, demandan sobre todo seguros garantizados y flexibles en las aportaciones. “Productos como CuenTAEgon tienen una buena aceptación ya que ofrecen una opción sencilla y segura de generar un ahorro futuro con garantía de interés”.

Esta opción tiene una TAE (tasa anual equivalente) garantizada del 4% los cuatro primeros meses y una TAE mínima garantizada del 1% durante el contrato. Se pueden contratar a partir de 50 euros al mes y tiene ventajas fiscales, ya que no tributa por los intereses del ahorro hasta que no se disponga de ellos.

“Es el producto más solicitado, aunque las PPA siguen siendo de alto interés para los clientes, conscientes de la necesidad de planificar su jubilación, y han ganado importancia con la crisis”.

Azurmendi añade que los seguros de ahorro permiten aportaciones muy pequeñas al mes que no repercuten en el nivel de vida de los ahorradores, con rentabilidades garantizadas. Y es posible modificar el plan de aportaciones, incluso pararlo, y recuperar el ahorro acumulado en caso necesario. Además, el tratamiento fiscal de los seguros de ahorro permite aplazar el pago de impuestos.

En otro estudio, en este caso realizado a finales de 2013 por el Instituto de estudios sociológicos análisis e investigación y la universidad Rey Juan Carlos, la protección familiar se sitúa como una de las primeras preocupaciones para el conjunto de la sociedad española. Tres cuartas partes de la población reconocen que su poder adquisitivo y nivel de vida se vería muy afectado en caso de fallecimiento o invalidez: el 79% afirma no tener conocimiento sobre la pensión o protección social que le quedaría a su familia.

La rentabilidad del Plan de Ahorro Garantía supero a las Letras del Tesoro

Xavier Gil, director comercial de vida de Catalana Occidente, manifiesta que esta es una realidad que su compañía lleva años intentando cambiar. “Nos encontramos con un problema de desconocimiento al que las aseguradoras no hemos sido capaces de dar solución. La forma de distribuir el seguro de vida por parte de las entidades bancarias ha sido a través de la cobertura de hipotecas o préstamos (casi como un trámite más de su contratación)”, puntualiza.

Entre la oferta de productos de vida ahorro que Catalana Occidente comercializa actualmente, Xavier Gil distingue entre los de pago único (primas únicas), que garantizan un capital o rentabilidad a un periodo determinado, y aquellos de pago periódico de primas (anual o fraccionado), que constituyen una forma de ahorro sistemático con el objetivo de capitalización a medio y largo plazo, básicamente para la jubilación.

“Los productos de ahorro/inversión más contratados por nuestros clientes corresponden a la gama de prima prevista, sobre todo los PIAS y Ahorro Futuro. En la actualidad son cada vez más demandados, y están llegando a importantes cotas de ventas (doblaron en 2013 las del año anterior), los productos de prima única garantizados, básicamente nuestra oferta estrella, Patrimonio Oro Premium, que tiene una tasa de revalorización garantizada el primer año del 3%”, dice.

Según Gil, los planes de pensiones y los PPA son los más enfocados a la jubilación y disfrutan de beneficios fiscales por sus aportaciones. Y añade: “Después de unos años en los que el cliente tendió a ser más conservador, refugiándose en la garantía del PPA, en los últimos meses hemos detectado una vuelta a los planes de pensiones mixtos”.

Respecto a la fiscalidad, Xavier Gil apunta que la principal diferencia entre los productos de seguro de vida y los depósitos es que en los primeros no se aplica ningún tipo de retención sobre los rendimientos que se asignan a la póliza.

Por su parte, Mutua Madrileña destaca entre su oferta de seguros de ahorro como alternativa a los depósitos el Plan Ahorro Garantía, una opción, según la entidad, atractiva para los inversores más conservadores, que garantiza el 100% del capital invertido y ofrece una rentabilidad fija durante toda la vida del producto (actualmente está en el 2,3%) más una participación en los beneficios que genere la cartera de inversión ligada al seguro. La comisión de este producto es del 0,9% anual.

Ricardo González Arranz, director comercial de Mutuactivos-Grupo Mutua, destaca la mayor flexibilidad de los seguros de ahorro frente a los depósitos: “En estos momentos en los que los tipos interbancarios están en mínimos, los seguros de ahorro pueden dar un plus de rentabilidad a los inversores, sin asumir riesgos, con la garantía de tener asegurado el 100% del capital”.

En 2013, el Plan Ahorro Garantía ofreció una rentabilidad final del 3,9% neta de comisiones, un rendimiento que superó al de las letras del Tesoro a un año (que dieron un tipo medio del 1,87%), los depósitos bancarios a un año (con un interés medio del 1,26%, según el Banco de España) y la inflación, que concluyó el año en el 0,6%. Este producto de la Mutua no tiene plazo de vencimiento ni límites de suscripción por importe.

Mutua Madrileña fue la compañía que más creció en seguros de vida en 2013, con un aumento del volumen de primas de un 122,86%, hasta alcanzar los 195,5 millones de euros al cierre del año.

Por último, entre la amplia oferta de productos de ahorro e inversión de Axa destacan dos opciones de prima única, Asigna y Depósito Fusión Activa. Según la entidad, estas alternativas permiten que el cliente pueda obtener rentabilidades atractivas, bien participando de las ganancias de los mercados financieros o bien a través de modalidades que ofrecen tipos de interés garantizados.