La entidad redujo sus gastos un 24%

Banco BMN ganó 23 millones en 2013 tras destinar otros 735 millones a saneamientos

Carlos Egea, presidente de BMN.
Carlos Egea, presidente de BMN.

Tras completar el grueso de su plan de reestructuración en el primer semestre de 2013, del grupo BMN (producto de la fusión de Cajamurcia, Sa Nostra, Caja Granada y Caixa Penedès -en este caso, parcialmente vendida) cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 23 millones de euros, tras haber destinado 735 millones de euros a provisiones.

El margen de intereses fue de 652 millones de euros, inferior al del año anterior como consecuencia de los efectos derivados del traspaso de activos a la Sareb y de la venta del negocio de las oficinas de Cataluña y Aragón, reduciéndose 0,05 puntos porcentuales, hasta el 1,17%, en términos de activos totales medios.

No obstante, a pesar del entorno de reducción de tipos de interés, el margen de clientes (la diferencia entre la rentabilidad de los créditos y el coste de los depósitos), confirmó su tendencia positiva, con un crecimiento del 6% con relación al mismo período del año anterior.

En el conjunto del año, BMN ha generado 455 millones de euros por resultados de operaciones financieras, incluyendo 102 millones, de carácter extraordinario, como consecuencia del ejercicio de conversión en acciones de instrumentos híbridos. De esta forma, mejora su elevada capacidad de generación, convirtiéndose en una de las entidades de crédito más eficientes, con un ratio del 41,1%.

En este sentido, ha reducido sus gastos de explotación en un 24% respecto al año anterior, hasta situarlos en los 537 millones de euros. La entidad prevé nuevas mejoras de eficiencia en el ejercicio en curso al haberse completado, un año antes de la fecha prevista, un 96% de la reducción de oficinas contemplada en su Plan de Reestructuración y como consecuencia de otras medidas de ahorro como la externalización de la informática o el back-office.

Durante 2013, BMN finalizó su proceso de recapitalización mediante la conversión en acciones de los instrumentos híbridos colocados entre inversores profesionales y la ampliación de capital de 730 millones de euros suscrita por el FROB (que controla el 65% del capital del grupo). Así, el ratio de capital principal se incrementó hasta el 10,4%, el Common Equity T1 (en terminología de Basilea III) hasta el 9,5%, y hasta un 8,8% el ratio de capital Basilea III (fully loaded), es decir, cargando todas las deducciones contra el capital desde el primer momento sin tener en cuenta el período transitorio hasta 2019.