Bruselas ya aplica el sistema que adelgaza el paro no cíclico

El nuevo método de cálculo rebaja un punto el déficit estructural de 2013

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Tras dos años de negociaciones en Bruselas, los técnicos del Ministerio de Economía español lograron el pasado 19 de marzo que Bruselas aceptara un cambio metodológico en el cálculo de sus previsiones de crecimiento potencial y déficit estructural –aquel que no depende del ciclo económico– que hace la Comisión Europea.

Este cambio beneficiará claramente las estimaciones del citado déficit estructural español, tal y como han reconocido los técnicos en Bruselas. Desde la Comisión no se ha precisado cuál podría ser la magnitud de esta mejora pero en el Ministerio de Economía español han hecho un cálculo simulado de cuál habría sido la estimación de Bruselas del déficit estructural español utilizando el nuevo método que acaban de aprobar.

Según esta simulación, la Comisión habría estimado un déficit estructural para España del 3,3% en 2013, un punto inferior al previsto en sus últimas previsiones macroeconómicas de invierno.

Asimismo, esta simulación hecha por Economía indica también que el nuevo método hace igualmente una “valoración más adecuada” del esfuerzo de la economía española en reducir el déficit estructural. En concreto, lo mejoró entre dos y tres décimas (un 0,25%) entre 2013 y 2014.

¿En qué consisten estos cambios? ¿Por qué se traducen en estas mejoras para el déficit estructural de España? La clave la da la importancia que se da en el método de cálculo al peso y evolución del desempleo estructural de cada país.

La metodología que utilizaba Bruselas hasta ahora para calcular las previsiones de crecimiento de los Estados miembros era muy diferente a las que usan otros organismos internacionales como la OCDE, por ejemplo.

La principal diferencia era el peso que se daba a la evolución del factor trabajo a la hora de calcular el crecimiento potencial de la economía. Bruselas no incluía este factor en su metodología y consideraba para sus estimaciones que prácticamente la totalidad de la tasa de paro obedecía a un desempleo estructural y no causado por la actual crisis económica.

De hecho, las magnitudes barajadas por la Comisión para elaborar las previsiones de crecimiento y de déficit para España incluían un paro estructural del 23%, tan solo tres puntos menos que la tasa de paro real (26%).

De esta forma, con el nuevo método, Bruselas rebajará el nivel de desempleo no coyuntural de la economía española y, por lo tanto, adelgazará los compromisos presupuestarios estructurales a pagar en forma de prestaciones y subsidios por desempleo, lo que consecuentemente reducirá el déficit estructural.

Por este motivo, España no será la única beneficiada por este cambio sino que también lo estarán otros países donde el paro ha subido más durante la recesión.

Próximas previsiones

La Comisión tiene previsto utilizar ya este nuevo método en sus próximas previsiones macroeconómicas de primavera que se conocerán en mayo.

Asimismo el Ministerio de Economía también elaborará con este sistema la revisión del cuadro macroeconómico que se hará público previsiblemente el próximo 30 de abril.

No obstante, los técnicos consultados recuerdan que aún se desconoce cómo mejorarán las previsiones para España para 2014 y en adelante, más allá de conocer la aproximación hecha por Economía para 2013, “que no tiene por qué ser de la misma magnitud ni mucho menos para ejercicios posteriores”.

Además, estas fuentes explican que esta mejora tampoco relajará los esfuerzos que Bruselas exigirá a España para que cumpla con el objetivo de déficit nominal.