BofA y Goldman Sachs tuvieron que ajustar los suyos

La Fed veta los planes de recapitalización de Citigroup y la filial de Santander

La Reserva Federal considera que la capacidad de Citigroup para hacer frente a situaciones de estrés todavía no es suficiente y vetó los planes del banco para recapitalizarse. La entidad había solicitado a la aprobación de un programa de recompra de acciones valorado en 6.400 millones de dólares (4.600 millones de euros) para el primer trimestre de 2015. A ello habría que sumar un incremento del dividendo trimestral de hasta los 0,05 dólares.

Con esta son ya dos las veces que el banco no ha conseguido la aprobación del banco central de EE UU en los últimos tres años para retribuir al accionista a través del denominado "plan de capital". Ganar la aprobación regulatoria para el plan de capital del banco es crucial para la credibilidad del presidente ejecutivo de Citigroup Michael Corbat, quien fue acusado de mejorar la relación del banco con los reguladores cuando asumió el cargo de CEO en octubre de 2012. 

La Fed reconoció, no obstante, que Citigroup ha mejorado sus prácticas de gestión de riesgo en los últimos años, pero el banco no puede determinar muy bien cómo sus ingresos y los ingresos se verían perjudicados bajo escenarios de estrés de todo el mundo.

La Reserva Federal dijo el miércoles que algunas de las deficiencias de Citigroup habían sido "previamente identificadas por los supervisores como merecedoras de atención" y que "no hubo suficiente mejoría." Citigroup ha estado pagando un dividendo trimestral de 0,01 centavo por acción desde el año 2011, algo que le ha obligado a desembolsar 120 millones de dólares anuales (87 millones de euros). Los analistas habían estimado que el dividendo trimestral de Citigroup se incrementaría a 12 centavos de dólar por acción, de acuerdo con las encuestas realizadas por Thomson Reuters. El banco recibió el permiso de gastar 1200 millones de dólares (870 millones de euros) en la recompra de acciones.

Pero Citi, no es único banco no ha pasado la criba de la Fed. La filial estadounidense de Banco Santander, HSBC y RBS tampoco han conseguido el visto bueno para llevar a cabo su propuesta de reparto de dividendo ni podrán recomprar acciones debido a la debilidad de sus procesos de planificación de capital.

La cara opuesta la representan otras 25 entidades que sí han logrado la aprobación del banco central para sus planes de capital, entre ellos BBVA. Bank of America y Goldman Sachs tuvieron que ajustar los suyos debido a que su ratio de apalancamiento serían demasiado bajos con sus propuestas actuales.

La semana pasada, la Fed dijo que los 30 bancos habían pasado una pruebas de estrés que planteaban un escenario similar al vivido durante el periodo 2007-09, es decir, en plena crisis de crédito. En esta ronda, los reguladores analizaron si los bancos podrían llevar a cabo sus distribuciones de capital previstos.