_
_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Un tren que Europa no quiere perder

La vertiginosa carrera que se desarrolla en la industria tecnológica obliga a estar muy atento para lograr subirse a un tren cuya pérdida definitiva tendría un coste incalculable. Esa conclusión ha sido asumida –aunque con notable retraso– por una Unión Europea que ha decidido participar de forma activa y decidida en la denominada tercera ola de internet. Tras la revolución 2.0 que trajeron las redes sociales, el turno ahora es para el internet de las cosas y las ciudades inteligentes. Consciente de ello, la Comisión Europea ha creado la plataforma Fi-Ware con el objetivo de dar soporte a la multitud de datos y aplicaciones que esa tercera ola de internet va a generar. El proyecto, que comenzó a gestarse en 2011 y debería estar en pleno funcionamiento en 2016, cuenta con una financiación mixta a cargo del sector público y el privado. Mientras la CE aporta 300 millones de euros, el sector privado invertirá la misma cantidad y cooperará, además, en la parte técnica. Compañías como Telefónica, SAP, Thales, IBM, Ericsson, Atos, Alcatel-Lucent, Orange, Siemens o Intel toman parte activa en un proyecto que pretende competir con las dos grandes plataformas privadas que actualmente dominan el mercado:Amazon y Google. La filosofía que subyace a la iniciativa de Bruselas es la creación de un entorno abierto a cualquier desarrollador, pyme o start-up en cualquier lugar del mundo. Todos ellos disfrutarán de un conjunto de servicios en la nube, públicos y sin necesidad de pagar royalties, que les permitirá crear las aplicaciones que deseen. Más allá de irrumpir como tercer gran actor en el mercado, FI-Ware nace con la gran novedad de ofrecer también a las Administraciones públicas la posibilidad de volcar sus datos. El enorme caudal de información que se genere propiciará presumiblemente nuevos y numerosos negocios.

Como primer guiño al tejido empresarial, la UE ha previsto 100 millones de euros en subvenciones para beneficiar a más de 1.000 empresas con ayudas a fondo perdido que oscilarán entre los 50.000 a los 100.000 euros. También se han elegido 16 socios –empresas, escuelas de negocio, universidades– que ejercerán de aceleradores de los proyectos. Los campos previstos para impulsar esta primera etapa de Fi-Ware son la logística, la salud, las ciudades inteligentes y la agroalimentación. La iniciativa, además de servir de motor de desarrollo de posibles nuevos servicios y negocios empresariales, constituye una forma de romper con el dominio que hasta el momento ejercen en el mercado Amazon y Google. El hecho de que FI-Ware nazca como fruto de la colaboración entre el sector público y el privado constituye un ejemplo de cómo ambos ámbitos pueden combinarse para fomentar la innovación y el desarrollo. El modelo parte de un esquema ambicioso y competitivo; ahora solo resta apostar por un desarrollo que mire al futuro.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Archivado En

_
_