Han causado ya 12 muertes en Estados Unidos

La consejera delegada de GM pide perdón por los fallos de seguridad de sus coches

Mary Barra, consejera delegada de General Motors.
Mary Barra, consejera delegada de General Motors.

En un paso más, este al estilo japonés, en la deriva en el caso de la falta de seguridad de los modelos de General Motors en Estados Unidos, la consejera delegada de la firma Mary Barra, ha pedido públicamente disculpas por los fallos que el dispositivo de encendido de algunos modelos provocaba en el sistema de disparo de los airbag. Estos fallos están ya relacionados con al menos doce muertes

La ejecutiva dio además ayer un golpe de mano y nombró a Jeff Boyer nuevo vicepresidente de Seguridad Global de Vehículos, un cargo de nueva creación. El nuevo cargo tendrá que afrontar las recientes llamadas a revisión de varios modelos de la compañía, que afectan a cerca de 3 millones de vehículos.

Según informó la empresa, el principal objetivo de Boyer en su nueva responsabilidad será identificar de forma rápida, así como resolver los problemas de seguridad en los vehículos de la corporación estadounidense.

El nuevo vicepresidente de Seguridad Global de Vehículos de General Motors cuenta con una experiencia de cerca de 40 años en los campos de ingeniería y seguridad y será responsable del desarrollo de seguridad de los vehículos de la empresa, así como de la confirmación y la validación de las prestaciones de seguridad y de las actividades posventa de seguridad, incluidas las llamadas a revisión.

La consejera delegada de la multinacional, Mary Barra, afirmó que este nombramiento permite que los problemas de seguridad que afectan a los clientes tengan un acceso directo a los directivos y al consejo de administración de General Motors.

“Este nuevo puesto elevada e integra nuestro proceso de seguridad bajo un único líder por lo que podemos establecer un nuevo estándar para la seguridad de los clientes con una forma de medición más rigurosa”, añadió. "Si hay algún obstáculo en su camino, Jeff tiene la autoridad para eliminarlos. Si necesita recursos adicionales, se les conseguirá

Barra aseguró el lunes que General Motors provisionará un total de 300 millones de dólares para cubrir los costes relacionados con las llamadas a reparación masivas. El problema lleva más de una década sustanciándose en Estados Unidos, algunos modelos afectados son de 2003, y ha originado cientos de demandas colectivas en Estados Unidos y Canadá, además de investigaciones federales. La pregunta es porque General Motors ha tardado tanto en afrontar un problema que se detectó por primera vez en 2001

 

 

 

 T